•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El fiscal argentino Alberto Nisman preparó un borrador el año pasado donde contempló pedir la detención de la presidenta Cristina Kirchner, pero finalmente no lo incluyó en su denuncia por encubrimiento contra la mandataria, presentada poco antes de morir misteriosamente hace dos semanas.

El borrador fue encontrado en un basurero del apartamento de su propiedad en el que el fiscal apareció muerto por un disparo en la cabeza el 18 de enero, pocas horas antes de explicar su denuncia contra Kirchner y su entorno en la causa que investigaba por el atentado contra el centro judío AMIA en 1994, que dejo 85 muertos y 300 heridos.

El texto publicado el domingo por el diario Clarín, crítico del gobierno de Kirchner, fue desmentido el lunes por la fiscal que investiga la muerte de Nisman, Viviana Fein.

También lo negó el jefe de Gabinete Jorge Capitanich, que en plena conferencia de prensa rompió la noticia impresa calificándola de "basura" y provocando una ola de críticas por la actitud.

"ERROR INVOLUNTARIO"

Sin embargo, este martes la fiscal Fein admitió que cometió un "error involuntario" al negar la existencia del borrador de 26 páginas, fechado el 14 de junio de 2014, y dijo que sí forma parte de los documentos requisados en el apartamento de Nisman.

"Hubo una mala interpretación o un error involuntario. No hubo mala intención", se disculpó Fein tras descartar ser blanco de presiones del "gobierno ni de nadie", agregó.

El borrador de la denuncia sumaba el martes más confusión a este caso que no abandona las primeras planas de un país que, según sondeos, no cree en sus instituciones y más de un 70% de la población tiene la certeza de que jamás conocerá la verdad sobre la muerte del fiscal.

lA ACUSACIÓN DE nISMAN

Nisman acusó el 14 de enero a Kirchner, al canciller Héctor Timerman y otros allegados al gobierno de ejecutar un plan para encubrir a sospechosos iraníes acusados de haber participado en el atentado contra la AMIA.

La denuncia ha sido hasta ahora descartada por dos magistrados y se espera la respuesta de un tercer juez sobre si tomará la causa de casi 300 páginas.

Desde que Nisman la presentó al país tuvo una alta repercusión, pero su muerte pocas horas antes de detallar su acusación ante el Congreso impactó al gobierno y a Argentina, donde este aparente suicidio se investiga como una "muerte dudosa".

Los argentinos se dividen entre si Nisman fue una víctima del gobierno o si su muerte fue parte de un complot contra Kirchner.