•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno y la feligresía católica de El Salvador recibieron ayer con júbilo el anuncio de la beatificación del asesinado arzobispo Oscar Arnulfo Romero, que tendrá lugar en el país natal del nuevo beato, según fuentes oficiales.

"La beatificación de Romero tiene que ser un evento histórico, que trascienda a nivel mundial como lo merece la figura de monseñor Romero”, destacó el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, según un comunicado de Casa Presidencial.

El papa Francisco aprobó ayer el decreto que reconoce el “martirio” de Romero en “odium fidei”, lo que significa que el arzobispo de San Salvador fue asesinado por “odio a la fe”, por lo que podrá ser beatificado sin la necesidad de un milagro.

Sánchez Cerén instruyó a su secretario de Gobernabilidad y Comunicaciones, Hato Hasbún, para que coordine con la Iglesia católica la integración del equipo que trabajará en los preparativos de la beatificación, “que está previsto se realice en El Salvador”, aunque todavía se desconoce la fecha, indicó el comunicado.

Gran sorpresa

“El Gobierno (...) y el pueblo salvadoreño se congratulan por la decisión del papa Francisco de firmar el decreto de la Congregación para la Causa de los Santos para la beatificación, por la vía del martirio” de monseñor Romero, destacó la misiva de la Presidencia.

“Es una noticia de alegría y que la hemos recibido con una gran sorpresa, y creo que finalmente se ven cumplidas las esperanzas de todo un pueblo, un pueblo sufrido, un pueblo a quien monseñor Romero tanto defendió y promovió en su dignidad”, dijo a Efe el sacerdote Carmen Rafael Gordiano.

Este anuncio “es único, esto es único (...), y yo creo que la única actitud que debemos tener (...) es acción de gracias a Dios, porque en medio de tantos tumultos una buena noticia como esta era necesaria”, agregó Gordiano mientras visitaba la tumba de Romero en la Catedral metropolitana, en San Salvador.

La beatificación “es algo muy significativo para nosotros, es una gran noticia; creo que todos estamos muy contentos, la verdad es que vamos a recibir esa bendición por medio de él (...) para nuestro país”, indicó por su parte a Efe, Jazmín Carranza, quien tras conocer la noticia visitó la tumba de Romero como otros muchos fieles.

Arzobispo celebra

El guatemalteco Luis de León, que ayer por primera vez visitó esa Catedral metropolitana y la tumba de Romero, dijo a Efe que la noticia de la próxima beatificación del arzobispo mártir “es de mucha alegría, de mucha fuerza (...) para los católicos”.

“Ojalá esto sea una gran unión entre todas la iglesias”, añadió De León, radicado desde hace 16 años en El Salvador.

“Inmensa alegría en Iglesia de El Salvador al conocer decreto de aprobación del martirio de monseñor Romero. Continuemos la oración”, expresó en su cuenta de Twitter el Arzobispado de San Salvador.