•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo este miércoles que la negociación con la guerrilla FARC está ingresando "en uno de los momentos más complejos" y destacó el papel de la comunidad internacional para "dar legitimidad" a las medidas de justicia transicional.

Santos, que lleva adelante conversaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) para poner fin a un conflicto armado de cinco décadas, agradeció el apoyo internacional recibido, en especial de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile, garantes y acompañantes del proceso que avanza en La Habana.

"La comunidad internacional ha sido generosa y solidaria con Colombia en su búsqueda de la paz", dijo el mandatario en un saludo al cuerpo diplomático acreditado en Colombia.

Sin embargo, destacó que al comenzar el debate sobre temas sensibles es clave el papel de la región y el mundo para apoyar las decisiones que apunten a un equilibrio "entre justicia y paz".

"La guerrilla no quiere ser la primera en la historia que entrega las armas para irse a una cárcel. Pero, al mismo tiempo, el mundo de hoy es diferente, y tenemos una legislación y una jurisprudencia nacional e internacional que no permiten los indultos y amnistías de antaño", dijo.

Colombia es firmante del Estatuto de Roma por el cual la Corte Penal Internacional, CPI, puede juzgar los crímenes de guerra cometidos localmente en caso de que el Estado de un país no los sancione.

"Cómo 'cuadrar ese círculo' es uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos, y allí la comunidad internacional juega un papel muy importante, para darle legitimidad a cualquier solución que nos permita la paz", agregó Santos.

El tema de la justicia transicional, que la mesa de La Habana tiene pendiente abordar, es uno de los más espinosos de la negociación con las FARC, principal guerrilla del país con unos 8,000 combatientes, según cifras oficiales.

El conflicto armado colombiano, el más antiguo del continente, ha dejado unos 220.000 muertos y más de 5,3 millones de desplazados.