•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EE.UU. aseguró ayer ante el Congreso que “no hará concesiones” a Cuba durante las conversaciones para el acercamiento entre los dos países y descartó cualquier tipo de negociación sobre la base naval de Guantánamo.

Durante una audiencia celebrada ante el Comité de Relaciones Exteriores de la cámara baja, la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica, Roberta Jacobson, reiteró que el Gobierno es consciente de la situación en Cuba y de las continuas privaciones de derechos que, según dijo, tienen lugar en su territorio.

“Esta Administración no se hace ilusiones sobre las continuas barreras a las libertades reconocidas internacionalmente que aún quedan para el pueblo cubano, ni somos ilusos sobre la naturaleza del Gobierno cubano. Cuando nos sentamos con nuestros homólogos en La Habana, dejamos claro que nuestros gobiernos tienen ambos intereses comunes y diferencias nítidas”, aseveró Jacobson.

Sin embargo, la secretaria de Estado adjunta para Latinoamérica reiteró que el Gobierno de Estados Unidos no hará concesiones al respecto, sino que busca trabajar sobre esos puntos de interés común para el pueblo cubano y para el estadounidense.

TV Martí continúa

“No hay nada en las discusiones que creamos que sea una concesión a los cubanos”, insistió la diplomática, quien también negó que Estados Unidos vaya a suspender la transmisión a la isla de la televisión TV Martí, que Cuba considera ilegal.

Respecto a la posible devolución del territorio donde se encuentra la base naval de Guantánamo, Jacobson fue rotunda.

“El asunto de Guantánamo no está sobre la mesa en estas negociaciones”, afirmó ante las preguntas de los legisladores durante la audiencia, titulada Cuba: Abordando el súbito giro de la Administración”.

Los legisladores preguntaron en diversas ocasiones a la diplomática por esta cuestión después de que la semana pasada el presidente cubano, Raúl Castro, reivindicara esa parte del territorio de la isla durante la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Costa Rica.

Otra provocación

La representante cubano-estadounidense Ileana Ros-Lehtinen, una de las más escépticas sobre la idoneidad de esta nueva política hacia Cuba, consideró en su intervención que dicho llamado por parte de Castro constituye otra provocación hacia Estados Unidos.