elnuevodiario.com.ni
  •   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 66 personas murieron este jueves en los bombardeos del régimen sirio contra zonas rebeldes cerca de Damasco en represalias por el lanzamiento de obuses de los insurgentes en dirección a la capital, indicó una ONG.

Los ataques de aviación y los bombardeos del ejército iban dirigidos principalmente contra las localidades del este de Damasco y provocaron la muerte de 12 niños y siete mujeres, según un nuevo balance del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Los disparos de los rebeldes de un centenar de cohetes contra la capital dejaron por su parte diez muertos, entre ellos un niño.

Las afueras de Damasco fueron el objetivo este jueves de más de 60 ataques aéreos y de lanzamientos de misiles tierra-tierra.

Por su parte Damasco, la capital siria controlada por el régimen, recibió 120 cohetes lanzados por los insurgentes, un ataque sin precedentes que obligó a cerrar la universidad mientras los habitantes se quedaban encerrados en sus casas.

El martes, el jefe de Jaich al Islam (Ejército del Islam) Zahran Allush había anunciado que su grupo, el más potente de la provincia de Damasco, iba a responder a los ataques "bárbaros" del régimen contra Duma, en el que hace tres días murieron 11 civiles.

Los ataques de la aviación dejaron este jueves más de 140 heridos en Duma, Erbin, Kafar Batna y Ain Tarma, cuatro localidades de la región rebelde de la Ghuta Oriental, según el OSDH.

Un fotógrafo de la AFP en Duma vio a varios heridos que fueron llevados a hospitales de campaña, así como niños y hombres aterrorizados. "La situación es muy mala porque hace falta de todo. Un médico y varios ambulancieros resultaron heridos por los bombardeos", aseguró.

La población de Duma está refugiada en los subsuelos de los edificios, indicó este periodista.

La Ghuta Oriental, la principal región rebelde en la provincia de Damasco, vive desde hace más de un año asediada por el ejército. En este sector, situado en el este de la capital, decenas de miles de civiles se han visto afectados por la falta de alimentos y medicamentos.