elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Los empresarios de Florida, aunque cautos, se frotan las manos ante la apertura de Estados Unidos hacia Cuba, ya que al estar a solo 150 kilómetros de la isla esperan réditos de la nueva relación entre los países, hasta hace poco enemigos.

No obstante, saben que enfrentan obstáculos, incluido el embargo económico que sigue impidiendo casi todo el comercio. Y aún no tienen claro cuánta voluntad tiene Cuba de abrirse a los negocios estadounidenses.

“Con las mejores relaciones con Cuba, debería haber un aumento en el comercio tanto de Florida hacia Cuba, como de Cuba a Estados Unidos”, dijo a la AFP Jay Brickman, vicepresidente de la empresa Crowley Maritime Corp.

Comercios

“Florida se beneficiará al tener más comercio, por la necesidad de más almacenes, de más camiones, así que tendrá un efecto multiplicador para la economía” del estado, señaló Brickman.

Su empresa envía semanalmente a la isla desde Port Everglades, Florida (sureste de EE.UU.), productos agrícolas y pollo, que junto a las medicinas, son de los pocos permitidos bajo el embargo vigente desde 1962.

Las restricciones hacen que las exportaciones estadounidenses a la isla sean mínimas. El año pasado se ubicaron por debajo de 300 millones de dólares, según la firma World City en Miami, que estudia el comercio mundial.

Ahora, nuevas regulaciones del Gobierno de Barack Obama dentro del histórico acercamiento a Cuba iniciado en diciembre, facilitan el comercio, sobre todo venta de materiales de construcción, agricultura y telecomunicaciones, así como los viajes de estadounidenses a la isla.