elnuevodiario.com.ni
  •   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La marcha "Paraguay en pie por una patria nueva", organizada por el Partido Paraguay Pyahurá y las organizaciones campesinas cumple hoy su cuarto día recorriendo el país en protesta contra el Gobierno de Horacio Cartes, y llegará mañana a Asunción, donde está prevista una gran manifestación.

En la capital paraguaya confluirán este martes la columna norte y la columna este, los dos grupos de agricultores movilizados desde el pasado viernes, que partieron a pie desde diversos puntos de los departamentos de Concepción, San Pedro y Canindeyú (norte), y de Caaguazú, Guairá y Caazapá (este).

La movilización busca "la renuncia del presidente Horacio Cartes y de todo su aparato de sucesión", explicó a Efe Marcial Gómez, secretario general adjunto de la Federación Nacional Campesina (FNC), tradicional organización que apoya la marcha.

"Queremos que se constituya una junta patriótica con personalidades reconocidas de todos los sectores, que sean patriotas, demócratas y honestas, para conformar una verdadera democracia y un modelo de desarrollo económico diferente", expresó.

Según Gómez, la actual gestión de Cartes "supone una política de entrega total de los recursos naturales" de Paraguay.

Además, pone en peligro la seguridad de las poblaciones campesinas que protestan contra los latifundios de soja o el uso de agrotóxicos en los cultivos.

"La militarización de algunos departamentos del país, los desalojos, los procedimientos judiciales y la violencia que el Estado ejerce, suponen un retroceso en las libertades de movilización de los campesinos", señaló Gómez.

Están también en contra de la ley de alianza pública privada aprobada por el Gobierno de Cartes, que contempla la participación de empresas privadas en la construcción y gestión de obras y servicios públicos, y que para los grupos campesinos supone una "privatización encubierta".

Lo que piden

Los labriegos solicitan además el "cese de las violaciones a los derechos humanos individuales y colectivos y de la represión de las autoridades a las protestas campesinas".

El portavoz de la FNC aseguró que el pasado viernes partieron más de 1.000 personas en cada una de las dos columnas que atraviesan a pie el país, y que a lo largo del camino se han ido sumando más manifestantes de las localidades por las que pasaba la marcha.

Gómez espera que la movilización ciudadana sirva para "influir y generar un debate amplio" sobre la política actual, y descartó que puedan producirse hechos de violencia durante la manifestación en Asunción.

Paraguay es uno de los países con la mayor concentración de tierras en el mundo, según la ONG internacional Oxfam.

La protesta también recuerda a los 115 líderes y militantes campesinos que fueron asesinados o desaparecieron entre el 3 de febrero de 1989, fecha del golpe de Estado que derribó al dictador Alfredo Stroessner, y el 15 de agosto de 2013, según un informe de la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy).