•   Bagdad  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Con el apoyo de la coalición internacional, las fuerzas iraquíes perfilan una gran ofensiva terrestre para expulsar al grupo Estado Islámico de las regiones que ocupa al norte y al oeste de Bagdad, donde dos atentados suicidas han dejado cerca de 40 muertos en tres días.

Aunque la capital iraquí se encuentra a salvo de ataques de gran envergadura del grupo yihadista, sigue viéndose golpeada por atentados suicidas como el que este lunes mató a 14 personas en un barrio de mayoría chiita. El sábado, 23 personas murieron en un ataque similar en Bagdad.

Potencia de fuego

Después de seis meses de bombardeos aéreos en Irak, primero por parte de Estados Unidos y después de la coalición internacional, y tras algunos éxitos sobre el terreno, el ejército iraquí va a lanzar una “campaña terrestre” en las “próximas semanas”.

El anuncio lo hizo en Ammán el coordinador norteamericano de la coalición, John Allen, quien aseguró que las fuerzas aliadas darán un “importante apoyo en potencia de fuego”.

Según el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, la coalición antiyihadista, que ha realizado al menos 2.000 incursiones en Irak y Siria, ya ha dado sus frutos.