elnuevodiario.com.ni
  •   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía Federal de Brasil desarticuló hoy una organización criminal que cobraba hasta 30.000 reales (unos 11.110 dólares) por persona por introducir ilegalmente brasileños en Estados Unidos, informaron fuentes oficiales.

Los miembros de la banda se ofrecían como intermediarios para obtener visados con destino a Estados Unidos, para lo que utilizaban documentos falsos, según un comunicado de la Policía Federal.

Los intermediarios presentaban ante los consulados de Estados Unidos en Brasil documentos falsificados para demostrar la supuesta solidez económica de los aspirantes, como extractos bancarios forjados, comprobantes de ingresos de empresas inexistentes, falsas declaraciones de impuesto de renta, falsas matrículas universitarias o hasta comprobantes forjados de pertenencia al Ejército.

Los "coyotes" también conducían a los inmigrantes ilegales por la frontera entre México y Estados Unidos en condiciones que variaban conforme al monto ofrecido por cada aspirante.

Las personas que pagaban entre 27.000 y 30.000 reales (entre 10.000 y 11.110 dólares) viajaban en aviones, autobuses y vehículos hasta Estados Unidos, pero quienes abonaban 15.000 reales (unos 5.555 dólares) "pasaban hasta cuatro noches caminando" hasta llegar a su destino, según el comunicado de la Policía Federal.

La banda fue desmontada mediante la llamada "Operación Coyote", que movilizó simultáneamente este martes 200 atentes de la Policía Federal en cinco estados del país: Goiás, Minas Gerais, Espíritu Santo, Río de Janeiro y Rondonia.

Los responsables de la operación, que arrestaron a seis acusados de liderar la organización, también tenían previsto cumplir 43 órdenes judiciales para conducir a sospechosos a declarar en comisarías y 5 órdenes de allanamiento.

Los acusados de integrar la organización serán procesados en Brasil por crímenes cuyas penas sumadas pueden llegar a 24 años de prisión, indicó la nota.

La Policía Federal comunicó a la Policía Internacional (Interpol) y a las autoridades estadounidenses los nombres de supuestos integrantes de la organización que operaban en Estados Unidos y en otros países.

"Las autoridades estadounidenses adelantan en este momento las medidas necesarias para neutralizar a los criminales que se encuentran en Estados Unidos", añadió.