•   Dinamarca  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los dos tiroteos de Copenhague contra un centro cultural y una sinagoga, con un saldo de dos muertos y cinco policías heridos, se produjeron con unas 10 horas de intervalo antes de que la policía matara al presunto autor este domingo por la mañana.

En el primer ataque, un hombre armado con una pistola ametralladora disparó decenas de veces desde la entrada del centro cultural Krudttonden contra la sala donde unas 40 personas asistían a un debate sobre el islamismo y la libertad de expresión.

Programado para las 15 hora local, el debate titulado "Arte, blasfemia y libertad" se llevaba a cabo bajo protección policial puesto que uno de los participantes era el artista sueco Lars Vilks, amenazado de muerte desde que publicó una caricatura de Mahoma en la prensa en 2007.

Media hora después de comenzado el debate, llegó el asaltante y en una grabación difundida por la BBC se puede escuchar como la persona que está hablando es interrumpida por una lluvia de disparos.

El embajador de Francia en Dinamarca, François Zimeray, invitado a pronunciar un discurso cinco semanas después del atentado yihadista que dejó 12 muertos en la sede de la revista satírica Charlie Hebdo en París, cuenta que todas las personas se tiraron al suelo en cuanto escuchan los primeros disparos.

"Intuitivamente diría que hubo al menos 50 disparos, y los policías aquí nos dicen 200. Las balas pasaron a través de las puertas", dijo después a la AFP.

Un hombre de 55 años murió y tres policías resultaron heridos. Según los medios daneses, la víctima mortal es un director de documentales llamado Finn Nørgaard.

El agresor abandonó el lugar en un Volkswagen Polo

La policía, que no ha podido determinar si tenía un blanco específico, se lanzó en su búsqueda.

En un primer momento, la impresión de los investigadores es que había dos hombres, uno de los cuales habría ayudado al otro en su huida.

Pero después de recabar numerosos testimonios, la policía concluye que había un solo agresor.

El atacante abandonó el automóvil a dos kilómetros al norte del lugar del atentado, cerca de una estación de trenes.

Las imágenes de las cámaras de seguridad muestran a un individuo vestido con un anorak negro, un gorro o un pasamontañas burdeos, que lleva un gran bolso negro.

Sobre las 17H07, la policía comunicó la matrícula del coche del sospecho, y pidió a los habitantes de Copenhague que, sobre todo, no intenten detenerlo. A las 17H54, anuncia que se ha encontrado el vehículo.

Los investigadores difundieron a las 19H23 una descripción del asaltante: se trata de un hombre "de entre 25 y 30 años, de cerca de 1,85 metros de altura, atlético, con aspecto árabe, (...) pelo liso". A las 20 horas, publicaron una foto sacada de la cinta de una cámara de seguridad.

El segundo tiroteo se produjo entre la medianoche y la 01H00, en las afueras de la gran sinagoga de Copenhague, en el centro de la ciudad.

Un portavoz de una asociación judía, Jeppe Jul, cuenta al diario sueco Dagens Myheter que el agresor parecía un juerguista ebrio. Luego sin previo aviso abrió fuego, hiriendo a dos policías y matando a Dan Uzan, un judío de 37 años que montaba guardia con ocasión de un Bar Mitzvah (confirmación judía).

El asaltante consigue huir a pie

Sobre las 4 horas, la policía recibió una llamada telefónica de un taxista diciendo que creía haber transportado al sospechoso.

Las fuerzas de seguridad montaron un dispositivo de vigilancia en una vivienda en el barrio popular de Nørrebro.

Hacia las cinco horas, un individuo llego al lugar y empezó a disparar contra los policías presentes, que replicaron abatiéndolo.

Los investigadores anuncian, a primera hora de la manaña, que, según ellos, el hombre al que mataron es el autor de los dos ataques mortíferos.