•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El grupo yihadista Estado Islámico, EI, difundió ayer un video donde muestra la decapitación de una decena de hombres a quienes identifica como egipcios cristianos coptos capturados en Libia.

En la grabación difundida por internet, se ve a al menos diez hombres, con vestimentas naranjas, arrodillados y con las manos esposadas en la espalda, decapitados por sus secuestradores, vestidos de negro, en una playa de Trípoli, la capital libia.

En el último número de la revista internet del EI, Dabiq, el grupo anunciaba que había capturado a 21 rehenes egipcios, con fotos en las que se los ve en con un fondo similar al del video de ayer.

El video, titulado “Un mensaje firmado con sangre para la nación de la cruz”, precisa luego que está dirigido a los “seguidores de la hostil Iglesia Egipcia” cristiana.

A principios de este mes, el EI difundió un video donde mostraba cómo era quemado vivo un piloto jordano capturado luego de que su F-16 se estrellara en Siria en diciembre pasado.

Video en Twitter

En el vídeo, colgado en una cuenta de Twitter de una página web afín al Estado Islámico, se puede ver cómo los obligan a arrodillarse y proceden a decapitarlos. Uno de los terroristas se dirige a la cámara antes del salvaje asesinato, cuchillo en mano, y dice: “La seguridad para vosotros, cruzados, es algo que solo podéis desear”. En la pantalla aparece impreso un mensaje que reza: “El pueblo de la cruz, seguidores de la iglesia hostil de Egipto”.

La mayoría de las víctimas procedía de la provincia de Minia, situada al sur de El Cairo. Durante las últimas semanas, sus familiares realizaron diversas manifestaciones para presionar al Gobierno de Egipto a actuar con mayor determinación para liberarlos. La preocupación se disparó a partir del último viernes, cuando la edición inglesa de la revista del Estado Islámico, la milicia yihadista que controla una amplia franja de territorio en Siria e Irak, publicó las fotografías de los rehenes.

En la citada publicación, llamada Dabiq, se justifica la acción como una venganza por el supuesto secuestro y asesinato de dos mujeres cristianas coptas que se habrían convertido al islam en 2010 por parte de miembros de su comunidad.

Aunque nunca se ha probado que estos hechos tuvieran realmente lugar, algunos grupos extremistas egipcios están convencidos de que así fue. Este tipo de rumores sobre secuestros y asesinatos motivados por conversiones religiosas, ya sea de cristianos o de musulmanes, son habituales en Egipto, y a menudo desencadenan reyertas sectarias.

Convocan a consejo

El presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, anunció ayer la convocación urgente del Consejo de Defensa luego de que el grupo Estado Islámico anunciara en un video la decapitación de egipcios cristianos en Libia.

El Consejo Nacional de Defensa reúne, además del jefe de Estado, al primer ministro, los ministros de Defensa y de Interior, y la plana mayor de las fuerzas armadas. Las milicias islamistas en Libia acusaron recientemente a Egipto de enviar aviones para bombardear sus posiciones, lo que niegan las autoridades de El Cairo.