•   Copenhague, Dinamarca  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un tribunal de Copenhague decretó hoy prisión preventiva de diez días para dos sospechosos de ayudar al supuesto autor de los atentados de este fin de semana en la capital danesa, en los que murieron dos personas y cinco agentes resultaron heridos.

Los cargos son colaboración en asesinato, intento de asesinato y violencia grave, además de haber violado las leyes de posesión de armas, reveló el fiscal Stig Fleischer después de la vista celebrada a puerta cerrada.

Fleischer admitió que la investigación está en una fase demasiado temprana para presentar cargos por colaboración con terrorismo.

La Policía cree que los dos hombres, de 19 y 21 años, proporcionaron el arma para el primer atentado y ocultaron al presunto autor, abatido ayer de madrugada en el barrio de Nørrebro, en la zona norte de Copenhague, tras una persecución de varias horas.

El inspector Jørgen Skov admitió hoy en una rueda de prensa que el supuesto tirador estuvo entre las 21 y las 21.25 horas GMT del sábado en un cibercafé en ese barrio donde ayer se realizó un registro.

Skov reconoció que más personas fueron detenidas durante las operaciones realizadas en las últimas horas en varios puntos de la capital, pero ya han sido puestas en libertad.

La Policía no ha querido confirmar su nombre pero varios medios daneses lo han identificado como Omar Abdel Hamid El Hussein y han difundido datos de su vida privada y su pasado criminal.

Tampoco quiso comentar cuestiones relacionadas con el dispositivo de seguridad en el centro cultural de Copenhague que fue objeto del primer ataque, al que asistía un artista sueco amenazado por islamistas, ni en el posterior tiroteo delante de la sinagoga.

"Actuamos de acuerdo con los análisis sobre la amenaza del PET (los servicios de inteligencia daneses)", dijo Skov.

La Policía ha difundido hoy nuevas fotos del presunto tirador y ha solicitado ayuda para determinar sus movimientos antes, durante y después de los ataques.

Los cinco agentes heridos de levedad en los dos ataques se encuentran en buen estado y serán dados de alta esta semana, informaron las autoridades.