•   Budapest, Hungría  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Unas 3,000 personas, según los organizadores, participan hoy en una protesta en Budapest contra la visita que realizará mañana a Hungría el presidente ruso, Vladímir Putin, y lo que consideran un progresivo acercamiento del Gobierno conservador húngaro a Moscú y un alejamiento de Europa.

La marcha fue convocada a través de la red social Facebook bajo el lema de "No a Putin, sí a Europa", con un recorrido muy simbólico, ya que cruzó el centro de la ciudad desde la Estación de Trenes del Este hasta la de Oeste.

Los manifestantes portaban banderas europeas y carteles con lemas contra Putin y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán.

"En los últimos años, la política del Gobierno de Orbán se acerca cada vez más a la de Putin y así el país se aleja de Europa", afirmaron los organizadores, en alusión a la "Apertura hacia el Este" anunciada por el jefe del Ejecutivo húngaro.

El gabinete de Orbán ha criticado en varias ocasiones las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) contra Moscú por el conflicto entre el Gobierno ucraniano y los separatistas prorrusos, con el argumento de que afectan negativamente a la economía húngara.

Los organizadores de la protesta de hoy también condenan el acuerdo firmado hace un año entre Budapest y Moscú para la modernización de la única central nuclear del país, con un crédito ruso de 10,000 millones de euros.

El presidente ruso, que considera a Hungría un "importante aliado" dentro de la UE, se entrevistará con Orbán y otros dirigentes del país en una visita dominada por los temas energéticos, especialmente el suministro de gas, y la crisis de Ucrania.