elnuevodiario.com.ni
  •   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La petición de imputación por presunto encubrimiento contra la presidenta argentina Cristina Fernández, y los escasos avances en la investigación del caso Nisman, mantenían en tensión ayer a Argentina, a punto de cumplirse un mes de la muerte del fiscal, quien será recordado este miércoles en una marcha.

Mientras que la mandataria ha optado por guardar silencio sobre el requerimiento de instrucción, presentado por el fiscal Gerardo Pollicita a raíz de la denuncia presentada por Alberto Nisman, cuatro días antes de morir en extrañas circunstancias, desde el oficialismo recrudecen los ataques contra el Poder Judicial.

“Es un paso más de los tantos intentos destituyentes que hubo en nuestra querida patria”, dijo ayer el gobernador de la provincia de Entre Ríos (este) y precandidato presidencial oficialista, Sergio Urribarri, en un acto público, según informó la agencia oficial Télam.

Las críticas no solo alcanzan a Pollicita, quien según el Gobierno no tiene pruebas para sustentar las acusaciones, de presunto encubrimiento a terroristas iraníes, interpuestas contra Fernández, el canciller y varios dirigentes oficialistas, sino también a la convocatoria para marchar en silencio en homenaje a Nisman este miércoles en Buenos Aires, al cumplirse un mes de su muerte.

MARCHA DE FISCALES

Nisman, fiscal especial de la causa sobre el atentado contra la mutua judía AMIA, que dejó 85 muertos en 1994, murió de un disparo en la sien cuatro días después de haber presentado la demanda contra Fernández

La manifestación fue convocada por los fiscales argentinos, quienes afirman no tener intencionalidad política, y ya han anunciado su adhesión a asociaciones de empleados judiciales, empresarios, sindicalistas y representantes de la comunidad judía, entre otros sectores sociales.

Aunque los colegas de Nisman encabezarán la movilización sin consignas más allá del homenaje, tras ellos caminarán también los principales referentes de la oposición, desde los candidatos presidenciales conservadores hasta el líder socialista, pasando por el radicalismo y el peronismo disidente.

“La marcha va a ser grande. Estamos viendo que mucha gente se está adhiriendo”, dijo ayer a radio Mitre el fiscal general Ricardo Sáenz, uno de los convocantes de la manifestación.

Gobierno propició marcha

“Nosotros no estamos pidiendo justicia; nosotros formamos parte del mecanismo de la Justicia, estamos homenajeando a un colega, estamos brindando homenaje a una familia que recibió más gestos de desdén que condolencias”, defendió el procurador Germán Moldes, también en declaraciones radiales.

“El que propició más esta marcha fue el propio Gobierno, que el mismo día que fue anunciada empezó con las críticas, y la marcha fue tomando un nivel que yo no me imaginaba. Toda la crítica que le hizo el Gobierno la potenció demasiado”, manifestó en el mismo sentido el fiscal José María Campagnoli a radio La Red.

Campagnoli confirmó también que la familia y los allegados de Nisman participarán en el recorrido y tildó de “ridiculez” que el Gobierno los acuse de golpismo.

Desde la AMIA, el presidente de la mutua judía, Julio Schlosser, pidió que la marcha no sea “partidaria” y recalcó que los principales referentes de la comunidad judía acudirán para expresar su “sentimiento de dolor” por la muerte de Nisman, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias este domingo.