•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller Héctor Timerman dijo ayer que Argentina es blanco de operaciones de inteligencia vinculadas al conflicto de Medio Oriente, en vísperas de una marcha opositora multitudinaria en repudio a la muerte de un fiscal que investigaba un atentado antisemita de 1994.

“El pueblo argentino no puede tolerar ser el teatro de operaciones de inteligencia de hechos que le son completamente ajenos a su historia, idiosincracia y costumbres”, dijo Timerman en un mensaje televisado al leer sendas cartas enviadas el martes a los Gobiernos de Estados Unidos e Israel.

El Gobierno sostiene que el conflicto de Medio Oriente y las últimas masacres que involucran a yihadistas, son el contexto de la muerte de un fiscal que acusó a Irán del ataque contra la mutual judeo-argentina AMIA con saldo de 85 muertos y 300 heridos, hace 21 años, en julio de 1994.

Marcha de silencio

La movilización de este miércoles fue convocada por sectores judiciales enfrentados al Gobierno y los principales candidatos presidenciales de la oposición a las elecciones de octubre.

La marcha será en silencio, a un mes de ser hallado el cadáver del fiscal Alberto Nisman obstruyendo la puerta del baño de su apartamento y con un orificio de bala en la sien por el disparo de una pistola calibre 22, que le había pedido un día antes a un colaborador judicial.

“Estimamos una concurrencia de unas 300,000 personas”, dijo este martes el subjefe de la policía metropolitana, Ricardo Pedace, sobre un mitin que el Gobierno calificó de “golpista”.

La oposición, en cambio, afirma que Nisman fue una víctima del Gobierno.