•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El nuevo jefe del Pentágono, Ashton Carter, se reunió hoy en Kuwait con generales y diplomáticos estadounidenses encargados de la misión contra el Estado Islámico (EI) para tratar la estrategia de lucha contra los yihadistas en el vecino Irak y Siria.

Según informó hoy el Pentágono, Carter mantuvo una reunión con comandantes de la misión contra el EI y diplomáticos estadounidenses de la región en la base militar de Camp Arifjan, en Kuwait, parada final de su primer viaje tras ser nombrado secretario de Defensa.

La reunión se prolongó durante seis horas a puerta cerrada con un equipo de más de una veintena de oficiales de alto rango a los que Carter se refirió como su "Team America" ("Equipo EE.UU.").

Según aseguró el portavoz del Departamento de Defensa, el contraalmirante John Kirby, Carter subrayó que "el EI es una gran amenaza para la región y es necesario trabajar con países aliados y agencias" para acabar con ese problema.

Entre los presentes en la reunión se encuentra el general Lloyd Austin, jefe del Mando Central, encargado de las operaciones militares en Oriente Medio, y el enviado presidencial para la misión contra el EI, John Allen.

Además, se convocó a la base militar estadounidense en Kuwait a los embajadores estadounidenses en Kuwait, Jordania, Arabia Saudí y Egipto.

Carter también incluyó en su ronda de reuniones a oficiales militares pertenecientes a países de la coalición internacional contra el EI, en la que participan más de medio centenar de naciones en diferente grado de implicación.

Según fuentes consultadas por el diario The Washington Post, esta inusual ronda de contactos no significa que Carter vaya a proponer a la Casa Blanca un cambio radical en la estrategia militar contra el EI, sino que persigue recabar opiniones y explorar la importancia de la vertiente política que ha llevado al EI a controlar vastas zonas de Irak y Siria.

Pese a que Irak es un país aliado en la guerra contra el EI, Carter no se detuvo en Bagdad en esta gira que sí lo llevó a Afganistán, donde evaluó el ritmo de salida del país, en el que aún permanecen más de 10.600 soldados estadounidenses.

En Irak, Estados Unidos ha desplegado 2.600 soldados para labores de asistencia y entrenamiento de las Fuerzas Armadas iraquíes y los "peshmerga" (fuerzas del Kurdistán iraquí) en lucha contra los yihadistas suníes del Estado Islámico.

El Mando Central espera poder iniciar la toma de Mosul, segunda ciudad de Irak y capturada por el EI en junio de año pasado, en abril o mayo, con la participación por tierra de hasta 25.000 soldados iraquíes y kurdos y el apoyo desde el aire de la coalición encabezada por EE.UU.