•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobierno español ve “con cierta preocupación” la situación en Venezuela y considera que la receta en todos los países para hacer frente a los

problemas económicos y sociales es “estabilidad y democracia”.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, habló así de la evolución de los acontecimientos en Venezuela durante un encuentro con periodistas en el Palacio de la Moncloa, sede de la Presidencia del Gobierno.

Sobre un eventual temor español a una actuación del Ejecutivo de Venezuela contra empresas españolas presentes en ese país, Ayllón explicó que el Gobierno contempla “con cierta preocupación” la situación, pero no solo por su hipotética repercusión en los intereses de las compañías españolas.

“Lo que recomendamos a cualquier país del mundo es estabilidad y democracia. Esas son las recetas que permiten afrontar cualquier situación compleja a la que se tenga que enfrentar”, afirmó.

El Centro Kennedy

Entre tanto, el Centro Robert F. Kennedy de Derechos Humanos (RFK) condenó ayer las detenciones “arbitrarias” de miembros de la oposición en Venezuela, entre ellas la del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y exigió al presidente Nicolás Maduro la liberación de todos los presos políticos.

“Nadie debería ser perseguido por ejercer su derecho a la libre expresión. El presidente Maduro debe liberar a todos los prisioneros políticos y respetar los derechos humanos de todos los venezolanos inmediatamente”, señaló Kerry Kennedy, presidenta del centro, en un comunicado divulgado en Washington.

Kennedy se mostró “indignada” por el trato dado a Ledezma, que, según su esposa, fue golpeado al ser detenido el pasado 19 de febrero acusado de supuestamente conspirar contra el Gobierno, y a “otros líderes pacíficos de oposición en Venezuela”, entre los que cita a Leopoldo López. “La persecución política de miembros de la oposición y el abuso del derecho penal para castigar a quienes se manifiestan pacíficamente y critican al Gobierno representan un patrón de represión desde hace tiempo en Venezuela”, indicó la organización.