•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EE.UU. interpuso ayer un recurso de urgencia para solicitar la suspensión del fallo de un juez de Texas, quien impide aplicar las medidas del presidente Barack Obama para la regularización temporal de unos cinco millones de inmigrantes indocumentados.

El Departamento de Justicia presentó el recurso ante una corte federal de Brownsville (Texas), tal como se esperaba después de que la Casa Blanca anunciara el pasado viernes su intención de interponerlo.

El 16 de febrero, el juez federal Andrew Hanen dictaminó suspender temporalmente las acciones ejecutivas anunciadas en noviembre por Obama, ante la demanda presentada por 26 Estados, liderados por Texas, contra la constitucionalidad de esas medidas.

Con el recurso presentado hoy, el Departamento de Justicia da un plazo de dos días, hasta este miércoles, al juez Hanen para que levante de forma temporal esa suspensión mientras el Gobierno continúa con el proceso de apelación, que va en paralelo.

Fuera de jurisdicción

La suspensión dictada por Hanen “interfiere en la estrategia integral del Gobierno federal para hacer cumplir nuestras leyes de inmigración”, subrayó en el texto del recurso la directora de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés), Sarah Saldaña.

Además, según argumenta el Departamento de Justicia, la decisión de bloquear las medidas migratorias del presidente va más allá de la jurisdicción de Hanen.

Si el recurso prospera, el Gobierno podría proceder con la implementación del plan migratorio de Obama, cuya primera fase debía haber entrado en vigor el pasado 18 de febrero.

En el texto enviado a la corte de Brownsville, el Gobierno estima que, como mínimo, el juez debería limitar la aplicación de su fallo a Texas, que lidera la demanda de 26 Estados contra las medidas de Obama, según explicó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

“Daño irreparable”

Expertos y juristas ven improbable que Hanen levante la suspensión, sobre todo si se tiene en cuenta que en su fallo del 16 de febrero se refirió al “daño irreparable” que sufrirían los 26 Estados demandantes si se ejecutan las medidas de Obama mientras la batalla judicial está en marcha.

En caso de que el juez Hanen rechace el recurso, se prevé que el Departamento de Justicia acuda a la corte federal de apelaciones del Quinto Circuito, situada en Nueva Orleans y considerada una de las más conservadoras del país.