Agencias
  •   Zimbabue  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El gobierno de Zimbabue pidió ayuda internacional tras decretar el estado de emergencia nacional por una epidemia de cólera que se ha cobrado cientos de víctimas y que ha llevado a la comunidad internacional a fustigar de nuevo al régimen de Robert Mugabe.

La epidemia de cólera, que llevó a las autoridades a decretar el estado de "emergencia nacional", ha matado ya a 575 personas y ha contagiado a 12.700, según la ONU.

Sólo en la capital, Harare, se contaban, hasta ayer por la noche, 179 víctimas y 6.448 casos sospechosos, informó en Ginebra la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas.

La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, pidió al veterano líder de 84 años que se vaya y calificó de "farsa" las discusiones para el reparto de poder que el mandatario mantiene con la oposición.

"Ya es hora de que Robert Mugabe se vaya. Me parece algo evidente", dijo Rice en Copenhague, al concluir una breve visita a Dinamarca.

"Los zimbabuenses son los únicos que pueden decirle a Mugabe que se vaya por la vía constitucional", replicó el ministro zimbabuense de Información, Sikhanyiso Ndlovu.

La UE refuerza sanciones
La Unión Europea reforzará el lunes las sanciones al régimen agregando diez nombres a la lista de personas a quienes se les prohíbe la entrada en el bloque, informó un responsable de la UE.

Por su parte, Sudáfrica anunció que la semana que viene enviará especialistas a Harare, al tiempo que reprochaba a los políticos zimbabuenses que no hayan resuelto sus diferencias tras semanas de negociaciones.

"No es momento de ajustes de cuentas", dijo el portavoz del gobierno sudafricano, Themba Maseko. "Me llevaría una gran sorpresa si la epidemia de cólera, la muerte de zimbabuenses inocentes como resultado del fracaso de los políticos a la hora de ponerse de acuerdo no les lleva finalmente a ponerse de acuerdo", agregó.

El primer ministro keniano Raila Odinga se sumó a las críticas a Mugabe, reclamando a los gobiernos africanos "que inicien acciones para apartarlo del poder.

Sistema sanitario destartalado
La epidemia se extiende rápidamente en un país con un sistema sanitario totalmente destartalado, con los sistemas de distribución de luz y agua averiados y con los profesionales médicos desmovilizados o ausentes.

La enfermedad podría propagarse a Sudáfrica si no se mejoran las condiciones de vida de los refugiados que huyen de la enfermedad, avisó la organización Human Rights Watch (HRW).

"Nuestros hospitales no funcionan en absoluto", admitió el ministro de Sanidad, David Parirenyatwa, haciendo un llamamiento a la ayuda internacional.

Gran Bretaña, el antiguo poder colonial, ofreció 10 millones de libras esterlinas (14,7 millones de dólares). "Por una vez estamos de acuerdo con el gobierno de Zimbabue: es una emergencia nacional", declaró el primer ministro Gordon Brown. "El Estado en quiebra de Mugabe ya no es capaz, o no tiene la voluntad, de proteger a su pueblo", agregó.

Entre tanto, Mugabe sigue hablando de política y amenaza con organizar nuevas elecciones en un máximo de dos años. "Nos pusimos de acuerdo en dar a la oposición 13 ministerios y compartir el de Interior. Pero si el acuerdo no funciona en un año y medio o dos años, organizaremos elecciones", dijo según el diario The Herald.