AP
  •   BOGOTA  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Fiscalía General colombiana entregó a sus parientes los restos de 40 víctimas de la violencia, que permanecían desaparecidos, en una ceremonia especial en la casa donde murió el prócer independentista Simón Bolívar.

El acto se cumplió en la llamada Quinta de San Pedro Alejandrino, en la población costera de Santa Marta, donde murió Bolívar en diciembre de 1830.

Las 40 personas, 36 hombres, dos mujeres y dos menores de edad, fueron asesinadas en distintos años por bandas paramilitares y sus archirrivales de las guerrillas, dijo el fiscal general encargado, Omar Zarabanda, en entrevista telefónica desde Santa Marta, en el departamento de Magdalena y a unos 750 kilómetros al norte de Bogotá.

Cada pariente recibió una pequeña caja con los huesos identificados por técnicos de la Fiscalía tras exhumar cadáveres de distintas fosas comunes en los departamentos de Magdalena, Cesar, Córdoba, Sucre y Bolívar, todos ubicados en el norte del país.

Desde marzo de 2006 hasta la fecha, explicó Zarabanda, fiscales y expertos forenses de la Unidad Nacional de Justicia y Paz han exhumado en todo el país los restos de 1.792 personas.

Con los restos entregados en la jornada, "ya son 276 los que durante más de dos años hemos entregado a sus familiares", agregó Zarabanda. Pero aún quedan por identificar y entregar a parientes el resto de osamentas, de acuerdo con Juan Carlos Goyeneche, funcionario de la Unidad de Justicia y Paz.

Dificultad para identificar cadáveres
Goyeneche, destacó la dificultad del proceso de identificación y entrega debido a que algunas de las víctimas fueron "personas sacadas a la fuerza de su sitio de origen y llevadas hasta otra parte donde fueron asesinadas y después enterradas".

El próximo 10 de diciembre, dijo Goyeneche, la Fiscalía entregará a familias otros 15 restos, esta vez en la ciudad de Medellín, la segunda mayor de Colombia y a 250 kilómetros al norte de Bogotá.

Ese mismo día, ante Naciones Unidas y en Ginebra (Suiza), el estado colombiano rendirá cuentas en materia de derechos humanos.