AP
  •   SANTO DOMINGO  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Dos náufragos de una embarcación que desapareció hace 22 días en alta mar fueron rescatados por pescadores, informó la Marina de Guerra de República Dominicana. El jefe de la Marina de Guerra, contralmirante Edwin Dominicci, informó que Diomito Rodríguez y Reinaldo Gil son los únicos sobrevivientes de un grupo de 51 personas que zarpó el 13 de noviembre en una embarcación desde las costas de La Española intentando emigrar a Puerto Rico.

Los sobrevivientes "presentan signos de deshidratación y quemaduras. La junta médica del centro de salud pidió que no se le hicieran preguntas, ya que no están en condiciones mentales para responder certeramente", manifestó Dominicci.

Rodríguez y Gil fueron localizados desnudos a 32,19 kilómetros al sur de Veradere, zona próxima a Haití, por dos pescadores dominicanos que aseguraron que los náufragos sólo atinaron a pronunciar breves palabras y luego se desmayaron.

Rodríguez narró a los periodistas que la "yola" salió el 13 de noviembre desde La Romana, 110 kilómetros al este de la capital, con 51 personas, de las cuales 49 murieron durante la travesía.

Embarcación sin combustible y a la deriva

El náufrago explicó que el combustible se acabó después de unos días y la embarcación quedó a la deriva. No se conocieron detalles de lo sucedido con el resto de pasajeros.

Dominicci informó que Rodríguez y Gil reciben atenciones médicas en un hospital de Pedernales, a unos 335 kilómetros al oeste de la capital, a donde serán traslados cuando superen el estado de deshidratación en que se encuentran para ser interrogados.

Cientos de dominicanos emprenden cada año arriesgadas travesías a bordo de precarias embarcaciones con las que tratan de cruzar el canal de la Mona, que separa La Española de Puerto Rico en busca de mejores oportunidades de vida.

A principios de noviembre cinco dominicanos fueron rescatados por un helicóptero de la Guardia Costera de Estados Unidos y trasladados a un hospital de Islas Turcos y Caicos. Eran parte de un grupo de 33 y los sobrevivientes dijeron que debieron comer carne de sus compañeros muertos para sobrevivir 15 días sin comida ni agua.