•  |
  •  |
  • END

Una joyería del “corazón” de París, a pocos metros de los Campos Elíseos, sufrió el jueves el “robo del siglo” en Francia, con un asalto a mano armada en el que los ladrones se llevaron un botín de 85 millones de euros (más de 108 millones de dólares).

Se trata del robo más importante cometido hasta ahora en Francia. El récord mundial de robos en joyerías data de 2003, cuando fueron sustraídos diamantes por valor de 100 millones de euros (127 millones de dólares) en Amberes (Bélgica). Una estimación precedente cifró el valor de las joyas robadas en 80 millones de euros (unos 102 millones de dólares).

El atraco fue perpetrado a las cinco de la tarde con 30 minutos, hora local, en la Joyería Harry Winston, en la exclusiva Avenida Montaigne, a un paso de los Campos Elíseos. Creada en 1920, la marca es uno de los grandes nombres de la joyería, y tiene entre sus clientes a casas reales e importantes artistas internacionales.

Según la dinámica del robo, en la tienda entraron cuatro ladrones, dos de ellos disfrazados de mujer. Disponían de informaciones precisas, pues llamaban a algunos empleados por sus nombres y conocían lugares donde se guardaban discretamente joyas.

Bajo la amenaza de las armas reunieron a unas quince personas, entre empleados y clientes, en un rincón de la tienda antes de apoderarse de collares, aros, anillos y otras joyas expuestas y darse a la fuga.

Policía interroga a testigos y analiza vídeos
La Policía interrogó ayer viernes a la docena de testigos y verificó las filmaciones de las cámaras de vigilancia.

Para los investigadores, los autores del atraco serían “profesionales de alto vuelo” del mundo del crimen francés, o procedentes de países de Europa del Este.

Dada las características de las joyas es muy difícil que sean cambiadas por dinero, salvo en los países europeos del Este, los cuales, según fuentes policiales, se han convertido en un “nuevo paraíso para los traficantes”.

De todos modos, las joyas perderán parte de su valor en caso de ser comercializadas, pues para ello deben ser desmontadas para que no se las pueda identificar, de acuerdo con un especialista.

Hace poco más de un año, el 6 de octubre de 2007, la misma joyería había sido objeto de otro robo con un botín estimado por las compañías de seguros en 20 millones de euros.

Las aseguradoras ofrecieron por aquel robo una recompensa de 500,000 dólares a quien suministrara informaciones que permitieran recuperar el botín, sin resultados hasta ahora.

Hace unas dos semanas, un anillo con un diamante de 5.5 quilates, con un valor estimado en 635,000 euros (806,184 dólares), fue robado por una pareja en la Joyería Cartier, ubicada a unos cien metros de Harry Winston.