•  |
  •  |
  • END

Milicianos ingresaron ayer domingo en dos terminales de transporte en Pakistán y destruyeron 160 vehículos, entre ellos decenas de Humvees destinados a las tropas de Estados Unidos y de sus aliados en Afganistán, en el ataque más grande contra una línea vital de suministros bélicos en Pakistán, dijeron las autoridades.

El Ejército de Estados Unidos desdeñó la acción, señalando que las pérdidas de vehículos registradas ayer domingo tendrán un impacto “mínimo” en sus operativos contra la milicia religiosa Talibán en Afganistán. Se estima que miles de soldados norteamericanos llegarán a comienzos de 2009 a Afganistán para intensificar la lucha contra los insurgentes.

No obstante, la audacia del ataque y su vasta destrucción, acrecentaron los temores de que los milicianos hayan estrechado el cerco en torno a Peshawar a fin de bloquear la ruta de abastecimientos a través del famoso Paso de Kyber.

Alrededor del 75% de los suministros para las fuerzas occidentales en ese país deben de pasar por Pakistán, luego de haber sido descargados de barcos en el puerto de Karachi, en el Mar Arábigo.

Al mismo tiempo, el ataque hace perder la fe en las autoridades paquistaníes, ya bajo presiones de la India y de Estados Unidos, a raíz de los letales ataques en Mumbai atribuidos a extremistas islámicos provenientes de Pakistán.

Desmienten al gobierno
El dueño de uno de los terminales atacado negó las afirmaciones del gobierno de que la seguridad fue robustecida luego de una emboscada el mes pasado en el cual milicianos robaron un Humvee y luego lo mostraron a periodistas extranjeros.

“No nos sentimos seguros para nada, aquí”, dijo Kifayatullah Jan a The Associated Press. Jan pronosticó que la mayoría de los vigilantes nocturnos abandonarán sus empleos por temor al Talibán.

Unos 30 milicianos, que portaban armas de fuego y cohetes, atacaron el terminal cercano a la ciudad de Peshawar, el domingo por la madrugada, dijo el policía Kashif Alam.

Un vigilante del terminal murió en el ataque y las llamas destruyeron 62 vehículos, dijo Alam.

Sin embargo, Jan, dijo que 106 vehículos fueron destruidos, entre ellos 70 Humvees, cada uno de ellos valuado en 100,000 dólares. Las otras unidades incendiadas transportaban contenedores sellados y otros automotores, entre ellos camiones de bomberos o de volteo, dijo Jan.

Los atacantes huyeron luego de un breve intercambio de disparos con la Policía, que demoró 40 minutos en arribar.

300 milicianos
Otros nueve guardias en el terminal, que no presentaron resistencia alguna, calcularon la cifra de atacantes en 300, dijo Jan. No obstante, el agente de Policía Kashif Alam, señaló que sólo 30 hombres armados ingresaron en el terminal.

En otro cercano depósito de vehículos, el Faisal, el gerente Shah Iran dijo que 60 vehículos destinados a Afganistán, así como tres camiones paquistaníes, fueron incendiados en un ataque similar.

El mismo terminal Faisal fue atacado la semana pasada y 12 camiones cargados con suministros para la Organización del Tratado del Atlántico Norte fueron incendiados. Dos guardias fueron asesinados a balazos.

Una serie de ataques recientes contra camiones entre Peshawar y la frontera afgana han señalado la vulnerabilidad de la ruta al creciente poder de milicianos alineados con el talibán en la región fronteriza.

El Ejército de Estados Unidos en Afganistán dijo en un comunicado que las pérdidas tras los ataques en Pakistán “tendrán un efecto mínimo en nuestros operativos”.

Aun así, la OTAN está buscando una ruta alternativa a través del centro de Asia que, según ha admitido, es mucho más costosa.