•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Grupos de jóvenes incendiaron edificios, entre almacenes y bancos, y destruyeron vitrinas en Atenas y Tesalónica, en el tercer día de disturbios callejeros por la muerte de un adolescente a manos de la policía este sábado.

Las turbas incendiaron el enorme árbol de Navidad, ubicado en el exterior del Parlamento, en la céntrica plaza capitalina de Syntagma. Las ventanas de uno de los hoteles más lujosos, el Plaza Atenas, también fueron destrozadas. El vestíbulo estaba lleno de gas lacrimógeno y humo, por lo cual tuvieron que evacuar a los huéspedes.

En Tesalónica, la segunda ciudad más importante de Grecia, policías antimotines usaron gases lacrimógenos para dispersar a grupos jóvenes que destrozaron vidrieras de tiendas y lanzaron piedras contra una estación policial en esta ciudad portuaria. Las turbas voltearon depósitos de basura y también les prendieron fuego.

En un comunicado, la Unión de Estudiantes de Derecho reclamó "la renuncia del ministro del Interior y de su adjunto para el Orden Público, la partida del gobierno de los asesinos". Pero las protestas se extendieron también fuera de Grecia. En Berlín, unos 15 jóvenes manifestantes ocuparon el consulado griego.

Y este mismo lunes, en Londres, dos manifestantes fueron arrestados durante una protesta de 40 personas ante la embajada griega, según la policía.

30 heridos
Casi 30 personas han resultado heridas, al tiempo que las autoridades dijeron que 37 policías fueron lesionados en Atenas durante el fin de semana por objetos que les lanzaron los manifestantes.

"Considerando las circunstancias, pienso que logramos el mejor resultado posible. Las vidas humanas fueron protegidas, tanto las de los manifestantes como las de la policía y eso es lo más importante", dijo el portavoz policial Panayiotis Stathis.

Los disturbios, realizados en su mayoría por anarquistas, estallaron en todo el país tras la muerte a tiros de un adolescente de 15 años el sábado por la noche en el volátil distrito ateniense de Exarchia.

Siguen sin esclarecerse las circunstancias de la muerte de Alexandros Grigoropoulos. Dos policías dijeron que fueron atacados por un grupo de 30 jóvenes y que hicieron tres disparos de advertencia cuando persiguieron al grupo unos minutos más tarde.

Sin embargo, hay testigos que han disputado esa versión de los hechos, diciendo a la prensa griega que los policías tuvieron la intención de disparar contra los jóvenes. Los dos policías fueron arrestados e instruidos de cargos, uno por asesinato y otro por complicidad. La última vez que un adolescente resultó muerto en un tiroteo policial fue durante una manifestación en 1985.

En Grecia, el movimiento anarquista, que según las estimaciones cuenta con 2.000 a 3.000 personas, a menudo lleva a cabo violentas acciones, que acompañan regularmente a las manifestaciones estudiantiles o a los grandes mitines sindicales, destacó el criminólogo Ioannis Panoussis.