•  |
  •  |
  • EFE

El reo mexicano conocido como "El caníbal de la Guerrero" apareció el martes muerto en la celda que ocupaba en una cárcel de la capital del país, dijeron fuentes de la Dirección General de Reclusorios del Distrito Federal.

José Luis Calva Zepeda, a quien se investigaba por el asesinato de una de sus novias y por supuestamente habérsela comido, se ahorcó "con un cinturón", explicó un portavoz de esa institución dependiente del Gobierno capitalino.

Personal del Reclusorio Preventivo Oriente Varonil, una de las prisiones de la capital, encontró a Calva sin vida en un aparente suicidio la pasada madrugada.

El supuesto caníbal, de 38 años, fue detenido el pasado 7 de octubre por la policía en su departamento de la colonia Guerrero, en el centro de Ciudad de México, cuando los agentes se aproximaron hasta allí para investigar la presunta desaparición de su novia, Alejandra Galeana.

Los policías encontraron en su casa el cuerpo de Galeana descuartizado y algunos restos de su carne fritos en una sartén, un plato y un tenedor.

Confesó el crimen pero negó comérsela

Tras su arresto, Calva confesó en una declaración ante la fiscalía capitalina haber asesinado a su novia pero negó haberse comido su carne y haber matado a otra mujer, por la que también se le llegó a investigar.

En una comparecencia posterior ante un juez que instruía la causa por homicidio y por profanación de cadáver, "El caníbal de la Guerrero" dijo ser casado, católico y escritor, y reconoció tener antecedentes penales. Por el momento se desconoce si Calva dejó escrita alguna carta o mensaje póstumo.