Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

ISLAMABAD / AFP

Pakistán descartó ayer martes extraditar a la India a los sospechosos de los recientes atentados de Bombay, y aseguró que aunque busca la paz con su vecino, está listo para responder en caso de ataque militar.

“No queremos imponer la guerra, pero estamos perfectamente preparados en caso de que se nos imponga la guerra”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores paquistaní, Shah Mehmood Qureshi.

“No olvidamos nuestras responsabilidades de defender a nuestra patria. Pero lo que queremos es que no haya una guerra”, añadió.

Responsables indios acusaron de la matanza de Bombay, que se saldó con 172 muertos (incluidos nueve de los asaltantes) al grupo Lashkar-e-Taiba, activo en Pakistán pese a estar ilegalizado. En los últimos días, la prensa india sugirió que podría haber ataques por parte de Nueva Delhi en los campamentos de los islamistas.

El canciller paquistaní dijo que su país no extraditará a India a las 16 personas detenidas el fin de semana como parte de la investigación por los atentados de Bombay, aunque se les juzgará en el país si se confirman las sospechas de su implicación.

“Estas detenciones se produjeron en el marco de nuestra propia investigación. Incluso si se demuestran las acusaciones contra ellos, no les entregaremos a India”, declaró el ministro en un discurso en Mulan (centro).

“Los juzgaremos nosotros mismos en virtud de la ley paquistaní”, añadió.

Pakistán, fuertemente presionado por la comunidad internacional, intervino el domingo en un campamento de una organización caritativa, Jamaat-ud-Dawa, que algunos consideran como la vitrina política del Lashkar-e-Taiba, y arrestó a 15 personas.

Las autoridades paquistaníes estaban interrogando también a otro hombre, Zaki ur Rehman Lajvi, arrestado el sábado. Según la prensa india, el único asaltante implicado en los atentados de Bombay capturado con vida lo citó como el cerebro de la operación.

En un artículo publicado el martes en The New York Times, el presidente paquistaní Asif Ali Zardari dijo que los arrestos demuestran que su país “actuará contra los actores no estatales encontrados” en territorio paquistaní y que “los tratará como criminales, terroristas y asesinos”.