Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AP

Más de 150 catedráticos de universidades en Estados Unidos expresaron el miércoles “varias preocupaciones” sobre las elecciones en El Salvador, al afirmar que el gobierno del presidente Tony Saca está preparando el fraude.

En lo que llamaron “Carta abierta de académicos estadounidenses sobre las elecciones salvadoreñas”, los firmantes dicen que en los comicios legislativos de enero próximo y presidenciales de marzo siguiente, han observado que, como se dio con intervenciones en el pasado, el gobierno de Estados Unidos “parece que una vez más está interviniendo”.

Además, indicaron que el país se encuentra en medio de condiciones nada firmes para que las elecciones sean “libres, transparentes y democráticas”.

En las elecciones presidenciales se escogerá al reemplazante de Saca, uno de los más fervientes aliados de Estados Unidos no sólo en Centroamérica sino en la campaña internacional contra el terrorismo, con aporte incluso de soldados para la etapa de reconstrucción de Irak.

El candidato del partido de Saca, Rodrigo Ávila, de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), está segundo en las preferencias preelectorales hasta con unos seis puntos porcentuales detrás de Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), una agrupación guerrillera integrada a la vida política nacional a comienzos de la década pasada.

Los académicos censuran en su carta los comentarios del embajador estadounidense en El Salvador, Charles Glazer, quien sobre la base de “conexiones sin evidencia” de una relación entre el FMLN y la guerrilla colombiana de las FARC, dijo que “cualquier grupo que colabora o expresa amistad con las FARC no es amigo de Estados Unidos”.

En su carta difundida a través del Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA), de Washington, mencionan también los comentarios “sin evidencia” del director de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, J. Michael McConnell, de que el FMLN iba a recibir un “generoso financiamiento” de parte del presidente venezolano Hugo Chávez.

“Este tipo de declaraciones constituye una inaceptable interferencia exterior en el proceso electoral”, afirman. “Son una velada amenaza contra el pueblo salvadoreño de que si elige a un gobierno no vinculado a Estados Unidos, sufrirá la marginación y posibles represalias”.

Expresan, igualmente, que “estamos alarmados por la creciente violencia política” vista en El Salvador en los dos últimos años y por la “atmósfera de impunidad” con que se producen los hechos, algunos de los cuales sugieren un origen de naturaleza política.

Señalan también que la serie de cambios en leyes y reformas al Código Electoral abrían “la posibilidad de fraude”, y mencionan entre ellos la eliminación de un artículo de la Ley Electoral de que todas las boletas de votación deben ser firmadas y selladas por funcionarios de cada centro de votación, a fin de que sean consideradas válidas.

“Deseamos hacer conocer estas preocupaciones al próximo gobierno del presidente (Barack) Obama”, agregan. “Esperamos que con su renovado compromiso de mejores relaciones diplomáticas con América Latina y su mensaje de cambio político, esta nueva Administración no apoyará ninguna intervención en las elecciones salvadoreñas”.

Entre los firmantes figuran académicos de Yale, el Instituto de Tecnología de Massachusetts; la Universidad de Nueva York y la Duke University.