•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El líder opositor venezolano y alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, compareció este jueves ante la Fiscalía en Caracas, donde escuchó los cargos que se le imputan en el marco de una investigación contra él por presunta corrupción.

El dirigente fue imputado por "presunto enriquecimiento ilícito", un delito que contempla una pena de entre tres y diez años de prisión, según un comunicado de la Fiscalía.

"Hay un aguacero de denuncias, todas falsas. Lo que falta es que me investiguen por el asesinato del ex presidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy", dijo Rosales.

Esta investigación se cerró en 2004 "porque no se encontró nada en mi contra, pero de manera abrupta ordenaron desde arriba reabrir el expediente" sobre presuntas irregularidades entre 2002 y 2004, durante su gestión al frente de la gobernación de Zulia, explicó Rosales.

Para callar a la oposición
Según el dirigente, la acusación persigue principalmente "silenciar a los líderes" políticos que se oponen a "la reelección indefinida y a tener a un hombre toda la vida como presidente de la República".

El mandatario venezolano Hugo Chávez propuso un proyecto de enmienda constitucional que permitiría la reelección presidencial indefinida, una iniciativa que se va a discutir en la Asamblea Nacional y de aprobarse, deberá ser llevada a referéndum popular.

Rosales, dirigente del partido socialdemócrata Un Nuevo Tiempo, ocupó el cargo de gobernador de Zulia en dos períodos desde 2000, se enfrentó a Chávez en las elecciones presidenciales de 2006 y en las regionales del pasado 23 de noviembre resultó electo alcalde de Maracaibo, la segunda ciudad del país.

Rosales fue también señalado por personas cercanas al gobierno como partícipe en un supuesto plan de golpe de Estado y magnicidio contra Chávez. Una comisión parlamentaria que realizó este informe, solicitó a la Fiscalía que inicie una "investigación penal" contra el político y otras personas presuntamente implicadas.

A fines de octubre, Chávez acusó a Rosales de tener intenciones de matarlo y dijo que se ha propuesto "ponerle preso". "Ni me he escondido, ni he escurrido el bulto, ni he salido corriendo", sostuvo Rosales.