•  |
  •  |
  • END

SANTIAGO / AFP

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, llegó la madrugada de ayer jueves a Santiago, asegurando que quiere ser presidente de Chile, aunque rehusó adelantar plazos para oficializar su candidatura por el oficialismo a las elecciones de 2009.

“Sí, claro que sí, quiero ser presidente y hacer una serie de cambios que este país requiere”, señaló Insulza en una entrevista al programa ‘Vía pública’, de Televisión Nacional de Chile.

El ex ministro del Interior del gobierno de Ricardo Lagos (2000-2006) agregó que ofrece la “experiencia, una probada capacidad de hacer las cosas y un conjunto de ideas respecto a los grandes problemas del país que no son las del pasado, sino que sean las del futuro”. A pesar de la presión que han hecho miembros del Partido Socialista chileno (PS), cuya dirigencia apoya su candidatura por el oficialismo, Insulza declinó hablar de plazos para renunciar a la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Me voy a tomar las cosas con tranquilidad, voy a conversar con todo el mundo, hacer las cosas que tengo que hacer. Esto está empezando, para las elecciones presidenciales a partir de hoy (jueves) falta un año”, sostuvo.

Insulza permanecerá en Chile hasta el lunes, antes de viajar a la primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y del Caribe, en la ciudad brasileña de Salvador de Bahía, para luego tomar vacaciones, y en enero recién anunciaría su renuncia a la OEA.

El oficialismo chileno, formado por cuatro partidos políticos de centro izquierda, elegirá a su candidato a la presidencia en abril del próximo año a través de primarias. Entre los nombres con más opciones figuran Insulza, y el ex presidente Eduardo Frei (1994-2000).

Las elecciones para buscar al sucesor de la presidenta Michelle Bachelet se realizarán el 11 de diciembre de 2009.