•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un grupo de jóvenes lanzó cócteles molotov y otros proyectiles a la policía en Atenas, que respondió disparando gases lacrimógenos, en los primeros incidentes que acompañaron a una manifestación estudiantil en la capital griega.

La calma volvió unos minutos después, pero la tensión persistía.

Cerca de 4.000 personas se disponían a manifestarse por el centro de Atenas, en el sexto día de protestas por la muerte de un joven de 15 años a causa de disparos de la Policía. Ésta, trató de detener a los protagonistas de los incidentes, pero los profesores y padres de estudiantes que acudían a la manifestación lo impidieron e insultaron a las fuerzas del orden.

Las fachadas de dos agencias bancarias, Emporiki Bank y Banco del Pireo, resultaron dañadas por las piedras y los otros proyectiles lanzados por los jóvenes. La manifestación, en la que se corearon consignas contra la policía como "la sangre corre y reclama venganza", estaba encabezada por una pancarta que decía "Estado asesino".

Frente al Parlamento
Varias docenas de jóvenes se detuvieron ante el Parlamento tomándolo como blanco de las pedradas mientras sus profesores trataban de evitarlo. Un kilómetro más lejos, los alumnos trataron de bloquear con contenedores de basura la gran avenida Syggrou, que une el centro de Atenas al sur de la capital, provocando problemas de circulación.

En Tesalónica, en el norte del país, 800 jóvenes respondieron a la convocatoria de la Unión de Estudiantes, que depende del Partido Comunista Griego (KKE), y se manifestaron sin incidentes por el centro de la ciudad.

Antes del inicio de la manifestación, un grupo de personas lanzó piedras y naranjas contra una comisaría próxima a la Torre Blanca, un monumento histórico del centro de la ciudad.

La muerte de Alexis Grigoropoulos, de 15 años, fue el detonante de una semana de disturbios que se ha saldado, hasta ahora, con varios heridos y con graves daños a tiendas, bancos y edificios públicos de Atenas y las grandes ciudades del país.