•  |
  •  |
  • END

ARGEL / AFP

Dos atentados suicidas perpetrados este martes por la red terrorista Al Qaida en Argel, uno de ellos contra la sede de dos organismos de la ONU, causaron 62 muertos, según fuentes médicas, y 26 según cifras provisionales del gobierno.

Los ataques, que dejaron al menos 177 heridos según las cifras oficiales y un espectáculo de caos y horror en dos barrios de la capital argelina, provocaron repulsa mundial.

El brazo de Al Qaida en el Magreb islámico (BAQMI, ex-GSPC argelino) reivindicó las acciones en un comunicado publicado en un sitio de Internet islamista.

Los islamistas argelinos han protagonizado durante el año varios ataques sangrientos, la mayoría de ellos un día 11.

El primer atentado del martes ocurrió ante la sede del Consejo Constitucional y del vecino Tribunal Supremo islámico. Un kamikaze lanzó su coche cargado de explosivos contra el edificio. La explosión, que se pudo escuchar en decenas de kilómetros a la redonda, barrió ventanas y oficinas y provocó el pánico en las calles.

Todos los edificios ubicados en las inmediaciones resultaron afectados por las deflagraciones. Otros vehículos que se encontraban estacionados en la zona quedaron convertidos en chatarras calcinadas. Dos autobuses cargados de estudiantes fueron golpeados de lleno, y las víctimas a bordo eran numerosas, según testimonios.

“¡Fue como un terremoto!”, exclamaba un superviviente, el abogado Ameur Rekahila, ante la fachada del edificio. En la calzada, donde se apresuraban los servicios de socorro, quedó un cráter. Bomberos y socorristas tuvieron que evacuar restos humanos mediante bolsas.

El segundo atentado, que ocurrió en un intervalo de apenas diez minutos, estuvo dirigido contra las sedes del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El gobierno dio un balance de 12 civiles muertos en este segundo ataque, entre los cuales un ciudadano danés y otro senegalés.

Al menos cinco empleados de la ONU murieron y otros 14 estaban desaparecidos, indicó por su parte una portavoz de la organización en Nueva York, Marie Okabe.

Seis heridos bajo los escombros de la sede de la Acnur pudieron ser rescatados por los socorristas, indicó el ministerio del Interior.

Ese sector de la capital argelina, el barrio de Hydra, está repleto de embajadas y residencias diplomáticas, y es permanentemente vigilado por la policía.

“No tengo ninguna duda sobre el hecho que Naciones Unidas era un objetivo del atentado”, declaró a la BBC el jefe de la Acnur, Antonio Guterres.

El sitio Internet islamista publicó las fotos de los dos presuntos kamikazes, con fusiles de asalto, con la bandera verde del islam como telón de fondo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó “en los términos más enérgicos posibles” los ataques.

La Unión Europea (UE) los calificó de “actos odiosos contra civiles”, y Estados Unidos de “violencia insensata”.

El rey de Marruecos, Mohammed VI, reiteró a Argelia su compromiso de coordinar la lucha contra el terrorismo a nivel regional. Argelia enfrenta desde hace varios meses un recrudecimiento de la violencia atribuido al ex GSPC.

El 11 de abril, dos atentados suicidas casi simultáneos con coche bomba, reivindicados por la Baqmi, golpearon el palacio gubernamental en el centro de Argelia y una comisaría de un suburbio, causando 30 muertos.

El 11 de julio murieron 10 militares y 35 quedaron heridos en un ataque también suicida contra un cartel en el sureste del país.