•   BAGDAD  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En una sorpresiva visita de despedida a Irak, el presidente George W. Bush dijo  que la guerra ha sido dura, pero necesaria para proteger a Estados Unidos y dar a los iraquíes esperanzas de un futuro pacífico.

Bush visitó la capital iraquí cuando le faltan apenas 37 días para que le herede la guerra al presidente electo Barack Obama, quien ha prometido acabar con el conflicto.

Al final de casi dos horas de reuniones en un palacio junto a la ribera del Tigris, Bush defendió la guerra, que está en su sexto año.

"La tarea no ha sido fácil, pero ha sido necesaria para la seguridad estadounidense, la esperanza iraquí y la paz mundial", dijo el presidente. "Estoy muy agradecido de que tengo la oportunidad de regresar a Irak antes de concluir mi término".

Pero en muchos sentidos, la visita es una vuelta celebratoria sin victoria. Casi 150 mil soldados estadounidenses siguen en Irak combatiendo una guerra que es enormemente impopular en Estados Unidos y el resto del mundo.

4mil 209 muertos en contienda
Más de 4 mil 209 miembros de las fuerzas armadas estadounidenses han muerto en la contienda, que ha costado al contribuyente norteamericano 576 mil millones de dólares desde que comenzó hace cinco años y nueve meses.

Luego de la ceremonia de recibimiento, Bush sostuvo una serie de reuniones rápidas con altos funcionarios iraquíes.

El presidente buscó resaltar la baja de la violencia en una nación aún dividida por conflictos étnicos y celebrar un reciente pacto de seguridad estadounidense iraquí, que prevé la retirada total de las fuerzas norteamericanas para finales de 2011.

El avión presidencial Fuerza Aérea Uno, azul y blanco, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Bagdad por la tarde, tiempo local, después de una sigilosa partida de Washington DC el sábado por la noche y un vuelo de 11 horas.

El viaje de Bush estuvo cubierto por un secreto extremo. La gente que hizo el viaje con Bush no le dijo a nadie acerca de los planes.

La Casa Blanca trató de evitar sospechas sobre el viaje, dando a conocer falsos calendarios de actividades de Bush en Washington el domingo. Aunque la situación de seguridad en Irak ha mejorado, un viaje a esa zona de guerra es considerado aún como peligroso.