Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

El presidente estadounidense George W. Bush amenazó el martes con presionar para imponer mayores sanciones internacionales contra Birmania si el régimen militar birmano sigue ignorando los llamados a una transición democrática.

“Si el régimen continúa ignorando los llamados para una verdadera transición democrática y para la liberación de Aung San Suu Kyi y otros presos políticos, Estados Unidos está preparado para liderar esfuerzos internacionales para imponer más sanciones sobre el régimen”, dijo Bush en un comunicado.

Por su parte, la Junta Birmana rebatió ayer en el seno del Consejo de Derechos Humanos de la ONU el informe del relator especial para esa nación asiática, Paulo Sergio Pinheiro, y lo acusó de interferir en los asuntos internos del país.

“El informe del relator especial intenta introducirse en los asuntos internos del país, criticando los esfuerzos del gobierno de Birmania por restaurar la ley y el orden, y para hacer prevalecer la paz y la estabilidad”, dijo en su discurso ante el Consejo el embajador birmano, U Wunna Maung Lwin.

En su informe, Piñeiro dijo que al menos 31 personas murieron en la represión de las manifestaciones pacíficas de septiembre, aunque no descartó que la cifra de víctimas pueda haber sido mayor.

Asimismo, el relator señaló que hasta mil personas siguen detenidas desde entonces, y acusa a las autoridades birmanas de haber empleado la fuerza de manera desproporcionada y cruel para aplastar las manifestaciones pacíficas de monjes y civiles que estallaron en protesta por una subida del 500 por ciento en el precio de los combustibles.

El embajador birmano defendió que un “estado soberano tiene el derecho a tomar las medidas necesarias para hacer prevalecer la ley y el orden en el país”. “Casi todos los detenidos con los hecho de setiembre han sido excarcelados. A fecha de hoy, sólo 80 personas permaneces en custodia para investigación”, dijo el funcionario asiático.

Una cifra que contrasta con los datos de Pinheiro que afirma que ha presentado a la Junta Militar birmana militar una lista con 74 desaparecidos y 653 detenidos para pedir explicaciones.