•  |
  •  |
  • END

COSTA DO SAUIPE, Brasil / AFP
La Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) celebra este martes en Brasil su Cumbre extraordinaria en un contexto difícil por sus discrepancias internas, la dificultad para nombrar un secretario general y su labor mediadora en la crisis boliviana considerada por la oposición como escandalosamente parcializada.

Siete meses después de que se formalizara la unión de las 12 naciones sudamericanas, Unasur avanza a tropezones gracias en gran parte al esfuerzo de Brasil, claro líder de este proyecto, pero en el camino, hechos puntuales muestran las dificultades para que el bloque se convierta en una organización funcional.

Hasta ahora sólo los congresos de Bolivia y Venezuela han ratificado el estatuto constitutivo de Unasur, que en los otros países está trabado por diferentes razones.

“Todavía legalmente no tenemos su funcionamiento; estoy seguro que muchos congresos de Sudamérica van aprobando el tratado constitutivo de Unasur pero todavía tardará”, reconoció recientemente el presidente boliviano, Evo Morales.

Morales ha sido un gran entusiasta de Unasur y tiene sus motivos: en septiembre pasado durante la crisis que lo enfrentó con las autoridades regionales de cinco departamentos bolivianos en una virtual guerra civil, Unasur, bajo la presidencia pro-témpore de Chile, le dio pleno respaldo a su gobierno.

Aun si la oposición boliviana sintió que Unasur no la escuchó, entendió que era normal que se apoyara la institucionalidad de un gobierno legítimo como es el de Morales. Pero luego, las conclusiones del informe que hizo una comisión del bloque sobre el asesinato de una veintena de personas en la norteña región de Pando fue considerada escandalosamente favorable al gobierno de Morales.

Mientras el ex canciller boliviano, Manfred Kempff, calificó el informe --a cargo del argentino Rodolfo Mattarolo-- “de alcahuetería internacional” en apoyo de Morales, el senador opositor Roger Pinto aseguró que en éste “se ha castrado la verdad” porque la indagación enfatizó en la versión de campesinos progubernamentales y no de líderes civiles opositores.

Este informe se conoció a comienzo de mes en La Paz y será visto en la reunión de Costa de Sauipe.

En la Cumbre también tendrá que verse la designación del nuevo secretario general de Unasur --que debe reemplazar al ex presidente ecuatoriano, Rodrigo Borja, que renunció-- en un tema que se ha hecho espinoso.