•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Grecia parecía volver a la normalidad, después de vivir un fin de semana calmo. No obstante, miles de jóvenes permanecen ante la dirección de la policía de Atenas, en el centro de la ciudad, en una nueva protesta contra la muerte de un adolescente, baleado por un policía el pasado 6 de diciembre, mientras otras manifestaciones tienen lugar en el resto del país.

Un impresionante cordón de fuerzas antidisturbios, apoyado por unos diez vehículos, está desplegado ante el edificio policial. Algunos jóvenes gritan consignas contra los policías, mientras que otros intentaban dialogar con ellos.

Unos cien jóvenes y militantes de izquierda se congregaron en el Palacio de Justicia, esperando que compareciera un primer grupo de seis jóvenes detenidos el pasado fin de semana, cuando se reanudaron los incidentes. "Solidaridad con los rehenes del Estado", escribieron en una pancarta, que agitaron pese a la vigilancia de unos 50 policías.

Otros tres mitines de estudiantes de la enseñanza secundaria fueron organizados durante la mañana, bloqueando las grandes arterias de la capital. Uno de ellos, ante la prisión del barrio popular de Korydallos, terminó en un breve intercambio de cohetes molotov y gases lacrimógenos entre las fuerzas del orden y los jóvenes.

En otras localidades
También se registraron varias manifestaciones en otras localidades, aunqueno se declararon incidentes. En un suburbio de Tesalónica, un grupo de jóvenes tomó el control del ayuntamiento, mientras que en Ioanina y en la isla de Lesbos, los estudios de las radios públicas locales estaban ocupados.

En la ciudad de Patras, en el Peloponeso, varios cientos de estudiantes de la enseñanza secundaria y de la universidad también comenzaron a manifestar en el centro de la ciudad.