AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La inexplicable desaparición de dos diplomáticos canadienses desde hace más de 24 horas en Níger, entre ellos el enviado especial del secretario general de la ONU para este país, Robert Fowler, ponía en apuros a las autoridades nigerinas y causaba conmoción en Ottawa.

El martes por la mañana, un grupo rebelde tuareg, el Frente de las Fuerzas de Recuperación, FFR, había afirmado en su página web que era responsable del secuestro de Robert Fowler, pero después su jefe lo desmintió.

En un comunicado firmado por el "comisario de guerra" del FFR, Rhissa Ag Bula, una figura histórica de la rebelión de los años 90 y firmante de los acuerdos de 1995, había reivindicado el secuestro. Afirmaba que Fowler "se encuentra bien y pronto será trasladado a un lugar seguro y entregado a otros colaboradores que se harán cargo de él".

"El FFR desmiente formalmente estar implicado en la desaparición" de los diplomáticos, afirmó por teléfono Mohamed Awchiki Kriska, una de las figuras de la revuelta tuareg de los años 90.

"No estamos al tanto. La persona que ha colgado esta información en nuestra página de internet estaba equivocada. Este tipo de acción es contraria a la visión y a los enfoques del FFR", declaró.

Ninguna fuente independiente u oficial nigerina pudo confirmar que se tratara de un secuestro. Lo único seguro es que Fowler desapareció el domingo por la noche junto a otro diplomático canadiense, Louis Guay, y que se ha encontrado su vehículo con sus tres teléfonos móviles, una cámara de fotos y una chaqueta en el oeste de Niamey.

Harán todo lo posible por resolver situación
"Esta situación me preocupa mucho y aseguro a las familias y a los amigos de los diplomáticos canadienses desaparecidos, y a todos los canadienses, que haremos todo lo posible para resolver esta situación", declaró el ministro canadiense de Relaciones Exteriores Lawrence Cannon.

Por su parte, el principal movimiento rebelde tuareg, el Movimiento de Nigerinos por la Justicia, MNJ, ha dicho a la AFP que "está al corriente" de la desaparición, y se declaró "sorprendido" por la reivindicación del FFR.

De hecho, los dos movimientos están en contacto sobre esta desaparición que preocupa visiblemente a las autoridades de Niamey a dos días de la celebración del 50ª aniversario de la república.

El portavoz del gobierno y ministro de Comunicación, Mohamed Ben Omar, indicó  que las investigaciones sobre el tema todavía no habían dado fruto alguno.

El norte del país es, desde hace dos años, escenario de combates esporádicos entre el ejército y los rebeldes, presentados por las autoridades como "traficantes de droga" y "bandidos", y está prohibido el acceso a la prensa.

Robert Fowler desapareció a 40 kilómetros al oeste de Niamey, junto a Louis Guay, de manera que estaban lejos de la zona en cuestión.

El enviado especial de la ONU se encontraba en el lugar para estudiar a estos nómadas saharianos de origen beréber que en otra época fueron los "amos del desierto" y ahora se encuentran en una situación paupérrima por las mortíferas sequías.