•  |
  •  |
  • END

Francia decidió ayer martes fortalecer las medidas de seguridad en todo el país después de que un grupo hasta ahora desconocido colocase dinamita en los grandes almacenes Printemps de París, en una de las zonas más concurridas de la capital, y en plena temporada navideña.

La Policía localizó y retiró cinco cartuchos de dinamita, sin detonadores, colocados en un lavabo de la tercera planta de este enorme comercio del bulevar Haussman, uno de los tres con los que cuenta Printemps en la capital.

El bulevar Haussman, una de las mayores arterias comerciales de Europa, a dos pasos de la Ópera, tuvo que ser acordonado durante varias horas mientras miles de clientes y turistas eran evacuados.

La colocación de los explosivos fue reivindicada por un denominado Frente Revolucionario Afgano (FRA), que exigía la retirada de las tropas francesas de Afganistán antes de febrero de 2009, en un comunicado enviado a la AFP que la agencia transmitió a la Policía.

Sarkozi llama a la vigilancia y firmeza
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, hizo de inmediato un llamado a la “vigilancia” y a la “firmeza” frente al terrorismo, y subrayó la necesidad de mantener la prudencia.

“La vigilancia del terrorismo es la única política posible; vigilancia, porque desgraciadamente puede ocurrir cualquier cosa, y firmeza porque no se puede pactar con el terrorismo”, dijo a la prensa en Estrasburgo.

“Según lo que sabemos, no era un dispositivo destinado a estallar. Vamos a iniciar una investigación para llegar hasta los autores”, declaró a la AFP la ministra del Interior, Michele Alliot-Marie.

“He decidido reforzar el dispositivo de seguridad de París y las grandes ciudades de Francia”, dijo Alliot-Marie horas más tarde en una comparecencia en el Senado, anunciando, además, que el miércoles a mediodía se celebrará una reunión de dirigentes policiales, de los servicios de inteligencia y de los transportes públicos.