AFP
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni


Pese a las diferencias, rebeldes frente a los dictados de Estados Unidos y confiados en que las soluciones a la actual crisis pueden venir de ellos mismos, los líderes de América Latina y el Caribe reivindicaron en Brasil el inicio de "una nueva independencia".

"La independencia plena no se ha logrado porque nunca nos unimos como hasta ahora. Ojalá ahora sea el momento verdadero para esta integración plena", declaró en esta cumbre el presidente venezolano Hugo Chávez.

Treinta y tres países de América Latina y el Caribe celebraron en dos días al noreste de Brasil una cumbre regional sin la menor presencia de Estados Unidos y en la que Cuba, representada por el presidente Raúl Castro, se convirtió entre los aplausos de todos en el miembro número 23 del Grupo de Rio.

Chávez, uno de los presidentes más rebeldes de la región, aseguró que ya "no se siente solo" en estas cumbres, y celebró que "hay una nueva América Latina" en la que Estados Unidos "ya no manda".

"Debemos trascender la OEA (Organización de Estados Americanos) y avanzar en la creación de una organización de Estados de América Latina y el Caribe", sugirió.

Relaciones productivas
El venezolano recordó que los países de América Latina ya mantienen relaciones "cada día más productivas" con países que no formaban parte tradicionalmente de sus redes comerciales y políticas como China, Irán, Rusia o el mundo árabe.

"Si la Europa antigua, dividida por guerras, fue capaz de unirse (...) es preocupante que en América Latina no podamos avanzar hacia un grupo integrado de todos los países sin excepción", consideró el presidente de México, Felipe Calderón.

La actitud frente a EEUU y su tradicional influencia en América Latina adquirió tonos diversos en los mandatarios presentes: el anfitrión Luiz Inacio Lula da Silva representó la conciliación, el boliviano Evo Morales el desafío directo o el cubano Raúl Castro la rebeldía de antaño.

Todos los mandatarios coincidieron en que frente al nuevo presidente Barack Obama el sur de América debe hablar "con una sola voz" y pedir "respeto".

Recién llegado al Grupo de Rio, Castro ya adelantó que a Cuba no le interesa reintegrarse en la OEA, que fue instrumento de Estados Unidos para agredir a Cuba durante casi medio siglo.

Los líderes latinoamericanos tendrán la oportunidad de reunirse de forma conjunta con Obama en la Cumbre de las Américas, que se celebrará a mediados de abril en Trinidad y Tobago.