•  |
  •  |
  • END

Caroline Kennedy, la única hija sobreviviente de John F. Kennedy, dijo ayer miércoles que sería un honor entrar al Senado de Estados Unidos como reemplazo de Hillary Clinton. Durante la primera confirmación pública de que pretende el asiento de Clinton, Kennedy dijo haber informado al gobernador del estado de Nueva York David Paterson: “Me sentiría privilegiada de ser considerada”.

“Hay mucha gente buena que está siendo considerada por el gobernador”, dijo en comentarios transmitidos por el canal televisivo NY1. “Estoy orgullosa de formar parte de ese proceso”.

Con la confirmación pendiente del abandono de Clinton de su escaño en el Senado para convertirse en Secretaria de Estado de la Administración de Barack Obama el próximo mes, Paterson debe nombrar un reemplazo temporal, quien podría postular para el cargo en la elección de 2010.

Los críticos descartan a Kennedy por considerarla un peso liviano social y político que nunca sostuvo una oficina pública.

Sin embargo, es vista como alguien próximo a Obama, luego de acompañar a su tío, el senador Edward Kennedy, a apoyar la campaña del presidente electo.

Muchos neoyorkinos están entusiasmados con la perspectiva de que otro miembro de la familia política más famosa de Estados Unidos integre el Senado, ganando el respaldo de los tabloides de Nueva York.

El avance de Kennedy en el futuro asiento vacío del Senado aparece en medio del gran escándalo sobre el presunto complot que inculpa al senador por Illinois de haber querido vender el cargo que Obama ocupa en el Senado.

Hubo también alegatos de favoritismo en la selección del reemplazo para el asiento en el senado del vicepresidente electo Joseph Biden.