•   Washington  |
  •  |
  •  |

La segunda ronda de conversaciones sobre el deshielo entre Estados Unidos y Cuba, que tendrá lugar este viernes en Washington, se centrará “completamente” en restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países y buscar la apertura de las respectivas embajadas “lo antes posible”.

Según explicó ayer un alto funcionario del Departamento de Estado en una conferencia de prensa telefónica, la reunión de esta semana buscará acelerar la creación de un marco político que permita abrir las sedes diplomáticas para poder avanzar en el resto de aspectos de interés común.

Preguntada por la posibilidad de que se llegue a un acuerdo sobre esa cuestión antes de la celebración de la Cumbre de las Américas, que tendrá lugar en abril, la misma fuente, que solicitó el anonimato, indicó que “espera” que pueda ser así, pero aclaró que todo depende del resultado de los diálogos de este viernes.

“Es importante que (la apertura de las embajadas) no se vincule a un evento concreto”, advirtió, no obstante, el alto funcionario, quien insistió en que se deben separar las conversaciones sobre el restablecimiento de las relaciones diplomáticas de cualquier otro aspecto.

Después otros temas
“Cuantos menos obstáculos haya, será más fácil y más rápido que podamos abrir las embajadas”, indicó la fuente, al considerar que al lograr un contacto directo a través de las sedes diplomáticas se podrá avanzar en los demás asuntos que componen la agenda de los dos países.

En este sentido, se refirió a la demanda de Cuba, de que ese país sea sacado de la lista de patrocinadores del terrorismo de Estados Unidos o a las violaciones de derechos humanos, que tanto preocupan a Washington.

Así, el Departamento de Estado apuntó que esperan que este viernes se puedan marcar fechas futuras sobre los diferentes temas a debatir, que permitan a los expertos de ambas delegaciones progresar en otros temas “separadamente” de la apertura de las sedes diplomáticas.

El alto funcionario estadounidense cree que este será el modo más efectivo de acercar posturas, de manera que se determine cuáles serán las funciones de los diplomáticos que alberguen ambas embajadas de acuerdo con las convenciones internacionales.