• Kiev |
  • |
  • |
  • AFP

El ejército ucraniano anunció ayer el comienzo del repliegue de las armas pesadas de la línea del frente en el este del país, según los acuerdos de paz pactados con los insurgentes prorrusos tras las negociaciones de Minsk.

“Conforme a los acuerdos de Minsk del 12 de febrero, Ucrania comienza a retirar los cañones de 100 milímetros de la línea de demarcación”, indicó el estado mayor del ejército de Ucrania en un comunicado.

“Este es el primer paso en la retirada del armamento pesado que se hará bajo la supervisión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)”, agregó el comunicado.

OTAN advierte
Sin embargo, el ejército advirtió que puede “revisar el calendario de la retirada en caso de intentos de asalto” de los rebeldes prorrusos.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, el noruego Jans Stoltenberg, lanzó desde Roma una severa advertencia a Rusia y a los separatistas prorrusos del este de Ucrania.

“Rusia transfirió en los últimos meses más de mil piezas de equipamiento, de artillería, de sistemas avanzados de defensa antiaérea y tanques” a Ucrania, dijo Stoltenberg.

Rusia “debe retirar esos equipamientos y dejar de apoyar a los separatistas”, agregó Stoltenberg en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro italiano Matteo Renzi.

Inaceptable
Stoltenberg advirtió además que “cualquier extensión del territorio en manos de los separatistas” ucranianos será “inaceptable”.

Poco antes del inicio del repliegue de las armas pesadas, Rusia había denunciado la “mala voluntad” de Estados Unidos y la Unión Europea para aplicar el acuerdo de paz firmado en Minsk tras las amenazas de nuevas sanciones proferidas por los occidentales.