• Uruguay |
  • |
  • |
  • AFP

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff se despidió el sábado públicamente de José Mujica, a quien elogió por su capacidad de juntar realidad y utopía, al tiempo que se comprometió a trabajar "hombro con hombro" con el presidente electo de Uruguay, Tabaré Vázquez, que asumirá el poder el domingo.

Rousseff que inauguró junto a Mujica un parque eólico de inversión binacional, se manifestó "emocionada" por hacerlo el último día del exguerrillero en el gobierno.

La mandataria asistirá el domingo a la ceremonia de cambio de mando en Montevideo.

"Pepe no solo se comprometió con todos los más importantes intereses de Uruguay sino también con los de Brasil y de los demás países de América latina", indicó, alabando al mandatario por compromiso con la democracia y los derechos humanos.

La presidenta elogió además el "carácter trascendental de don Pepe en su capacidad de juntar realidad y al mismo tiempo utopía".

A su vez, se manifestó convencida de que las relaciones entre los dos países -profundizadas durante la presidencia de Mujica, que se manifestó dispuesto a viajar "en el estribo de Brasil"- continuarán avanzando tras la asunción del también izquierdista Vázquez.

"Tengo el compromiso de trabajar hombro con hombro con él, todos los días, tanto en el ámbito de nuestras relaciones como en las multilaterales", aseguró.

Mujica y Rousseff inauguraron en el departamento de Colonia (suroeste) el primer parque eólico construido mediante la inversión conjunta de las estatales eléctricas Eletrobras y UTE, que con una potencia instalada de 65,1 MW servirá a Uruguay.

Los dos países se han embarcado en un ambicioso plan de mejorar su cooperación energética, especialmente con la construcción en de un nuevo tramo de interconexión eléctrica a inaugurarse antes de mitad de año y que elevará la capacidad de intercambio de energía a cerca de 600 MW.