• |
  • |
  • AFP y EFE

El presidente deRusia, Vladimir Putin, prometió ayer a la madre del asesinado líder opositor liberal BorísNemtsov, Dina Eidman, que “se hará todo” por castigar a los asesinos.

“Se hará todo porque organizadores y autores materiales de este artero y cínico asesinato reciban su merecido castigo”, se afirma en el mensaje de condolencias del jefe del Kremlin a la madre de Nemtsov.

Putin destacó que Nemtsov “dejó su huella en la historia deRusia, en la política y la vida social”.

El mensaje de condolencias fue publicado en la página web de la Presidencia rusa después de que el Ayuntamiento de Moscú autorizara la celebración, hoy en el centro de la capital, de una marcha en memoria de Nemtsov, en la que podrán participar hasta 50,000 personas.

Nemtsov, de 55 años, fue asesinado de cuatro tiros en la espalda, cuando al filo de la pasada medianoche paseaba con una amiga por uno de los puentes sobre el río Moscova, cerca del Kremlin.

Reacciones

El asesinato de Nemtsov en pleno centro de Moscú fue planeado al detalle, afirmaron los investigadores este sábado, incidiendo en el arma empleada y el conocimiento que los autores tenían de los movimientos de su víctima.

“No hay duda de que el crimen fue meticulosamente planificado, así como el lugar elegido para el asesinato”, el Gran Puente de Piedra, al lado de Kremlin, indicó el Comité de Investigación, encargado de las pesquisas.
Por su parte, el presidente ucraniano, PetróPoroshenko, afirmó que Nemtsov le dijo hace unas semanas que debía hacer públicas las pruebas convincentes de la injerencia militar rusa en Ucrania.

“Hace unas semanas hablamos sobre cómo edificar las relaciones entre Ucrania yRusia, sobre cómo nos gustaría que fueran. Boris me dijo que debía hacer públicas pruebas convincentes de la participación de las Fuerzas Armadas rusa en Ucrania”, dijo Poroshenko, citado por medios locales.

Análisis encontrados

Los dirigentes occidentales y la oposición rusa denunciaron el asesinato de Nemtsov, mientras que Putin y sus aliados hablaron de una “provocación” contra el Kremlin para “desestabilizar el país”.

Mientras la Policía seguía buscando al o los asesinos, cientos de personas depositaban flores y velas el sábado por la mañana sobre el Gran Puente de Piedra, no muy lejos de los muros del Kremlin, donde mataron al oponente de 55 años en la víspera.