• Montevideo, Uruguay |
  • |
  • |
  • AFP

En su último día como presidente, el uruguayo José Mujica insistió en su constante llamado a la integración regional, que defendió como un mantra durante su mandato, al inaugurar junto con su par brasileña Dilma Rousseff un parque eólico binacional y lanzar una matrícula del Mercosur.

“Estamos muy lejos de estar integrados, pero es la primera vez que los gobernantes de América Latina, cualquiera sea su definición, se consultan, conversan, acuerdan”, dijo este exguerrillero de 79 años que hoy traspasa el poder al también izquierdista Tabaré Vázquez (expresidente 2005-2010).

Mujica y Rousseff inauguraron en el departamento de Colonia (suroeste) el primer parque eólico construido mediante la inversión conjunta de las estatales eléctricas Eletrobras y UTE, que con una potencia instalada de 65.1 MW servirá a Uruguay.

Los dos países se han embarcado en un ambicioso plan de mejorar su cooperación energética, especialmente con la construcción de un nuevo tramo de interconexión eléctrica a inaugurarse antes de mitad de año y que elevará la capacidad de intercambio de energía a cerca de 600 MW.

Símbolo

“Esto es un símbolo en pequeña escala de lo que tenemos que hacer”, enfatizó Mujica.

En la misma línea, Rousseff defendió esta primera inversión de Eletrobras fuera del gigante brasileño y destacó que “forma parte de una visión de integración (...) y es el modelo que tenemos que seguir para construir con los demás países nuestra integración”.

“Es posible la integración con los dos lados ganando y respetándose, generando empleo y absorción de tecnología para los dos países”, añadió.

Espartano

Mujica, quien conquistó al mundo con su vida espartana, su prédica contra el consumo o con su defensa de la regulación del mercado de la marihuana, deja el domingo el poder con su popularidad a tope, pero en deuda con gran parte de sus promesas de campaña.

“Me quedaron cantidad de cosas por hacer y espero que el gobierno que venga sea mejor que el mío y tenga muchos más logros”, admitió el propio mandatario, el jueves, en una entrevista con el semanario Búsqueda.

El viernes, en un acto protocolar al que se acercaron miles de personas a despedirlo, agradeció a su “querido pueblo” por acompañarlo durante sus cinco años al frente del Gobierno, en especial cuando se sintió “solo”.