• San Salvador, El Salvador |
  • |
  • |
  • AFP

Las elecciones de El Salvador se desarrollaron en calma este domingo para renovar las alcaldías y el Congreso, aunque las encuestas anticiparon que ninguna fuerza tendrá mayoría, por lo que el presidente Salvador Sánchez Cerén deberá buscar alianzas para enfrentar la violencia de las pandillas.

La jornada se desarrolló en 1,595 colegios electorales que tenían previsto recibir a 4.9 millones de salvadoreños convocados a elegir a los 84 miembros al Congreso, 20 diputados al Parlamento Centroamericano (Parlacén) y a 262 alcaldes y sus concejales.

Sánchez Cerén dio certeza a los ciudadanos de la limpieza de los comicios y dijo que “no hay espacio para el fraude”.

El mandatario, que promete impulsar proyectos sociales en el Congreso, no muestra desgaste a nueve meses de haber asumido el poder, según los sondeos.

Por primera vez en la elección legislativa, los salvadoreños votaban de distinta forma: por un solo partido, en bloque o con sufragio “cruzado” optando por aspirantes de diferentes agrupaciones.

Equilibrio

En la legislatura saliente, Sánchez Cerén ha enfrentado a una fuerte oposición de Arena (que tiene 28 diputados contra 31 del FMLN) y para los proyectos que requieren mayoría simple se unió a partidos minoritarios de derecha.

Según las encuestas se mantendrá la correlación de fuerzas en el Congreso, donde ni el gobernante FMLN ni la opositora Arena podrían alcanzar los 43 votos de la mayoría simple, lo que impondrá la búsqueda de consensos.

“Las proyecciones establecen que ningún partido tendrá mayoría, con lo cual serán necesarias alianzas para legislar”, declaró a la AFP la directora del Instituto de Opinión Pública de la Universidad Centroamericana, Jannet Aguilar.

La mayoría calificada de 56 votos se requiere para la elección de funcionarios claves como el fiscal y magistrados de la Corte Suprema, ratificación de préstamos y reformas a leyes.

Sistema complejo

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Julio Olivo, reiteró en una declaración ante la prensa que el escrutinio se retrasará por lo complejo del sistema de sufragio, que incluyó por primera vez el voto cruzado, y advirtió de que solo ese organismo puede emitir resultados oficiales de los comicios.

Las elecciones enfrentaron al izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en el poder, y a la opositora y derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), más otros ocho partidos minoritarios.

En las votaciones para concejos municipales los principales contendientes fueron los candidatos a alcalde de San Salvador, Nayib Bukele, del FMLN y favorito en las encuestas, y Edwin Zamora, de Arena.