•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Policías antimotines vuelven a responder con gases lacrimógenos ante la violenta actuación de jóvenes que arrojaban piedras en el centro de Atenas, provocando el pánico entre las familias que realizaban compras navideñas y los clientes de los cafés.

Bomberos y policías han tratrado de impedir a los manifestantes que incendiaban el principal árbol de Navidad erigido por la alcaldía de Atenas, y reemplazado a comienzos de esta semana luego que el anterior fuera consumido por las llamas durante disturbios.

Asimismo, incendiaron una camioneta de una firma de seguridad privada y erigieron una barricada tras romper las vitrinas de un café y llevarse los muebles, a los que prendieron fuego.

Ataques consecutivos
Ayer por la noche, un estudiante griego de educación secundaria fue herido ligeramente por una bala de origen desconocido, cerca de su colegio en un suburbio de la capital, informó  una fuente policial. El balazo le hirió en una muñeca, cuando estaba charlando con otros estudiantes en una calle peatonal de Peristeri, precisó el ministerio de Educación, que abrió una investigación.

Centenares de comercios han sido incendiados o saqueados por bandas de jóvenes que se enfrentaban a la policía durante una semana seguida. Los disturbios han sido alentados por la insatisfacción de los griegos con el gobierno conservador, cada vez más impopular.

Antes de que estallara la violencia, algunos de los 7.000 estudiantes y otros realizaron un acto lanzando la consigna, "Nosotros somos la ley, y nos quedaremos en las calles". Horas antes, unos 1.000 manifestantes se unieron a una marcha pacífica en la capital respaldada por el partido Comunista. Y otras 300 personas desfilaron en Tesalónica, la segunda ciudad más grande de Grecia.

Estos enfrentamientos como último estallido de violencia en Grecia, son a raíz de la muerte, a manos de la policía, del joven de 15 años Alexandros Grigoropoulos, el 6 de diciembre. Las protestas por la muerte del adolescente y por la crisis económica en el país han causado los peores disturbios en décadas.