EFE
  • Guatemala |
  • |
  • |

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, afirmó ayer que el plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica (TNC), que plantea medidas para el desarrollo y la migración, instaurará además las condiciones necesarias para la “prosperidad de la región”.

Tras una reunión con el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, y los mandatarios de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, Pérez Molina indicó que para alcanzar el éxito de esta alianza es necesario encontrar un mecanismo de ejecución “eficaz, eficiente y transparente” que posibilite el impacto de esas mejoras en la población.

El presidente de Guatemala aseguró que la visita de Biden al país, la segunda en menos de un año, es una muestra más del “genuino interés” de los Estados Unidos. Dijo el mandatario anfitrión del encuentro, que el proyecto de migración, es “un plan regional de Estados y no de Gobiernos”, que se aplicará en los municipios de los tres países centroamericanos con mayores índices de migración y que cada Estado, asume el compromiso de aportar, por cada dólar que invierta Estados Unidos, una cantidad “igual o mayor de recursos”.

Los mandatarios agradecieron la propuesta del presidente estadounidense, Barack Obama, a través de la que el país del norte debatirá invertir 1,000 millones de dólares en esta problemática, que calificaron de “alta prioridad” en las agendas de los tres países centroamericanos por el “alto porcentaje” de personas que emigran en busca de mejores oportunidades.

Siguen reuniones

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, manifestó su “fuerte reconocimiento” al mandatario estadounidense, por convertir al Triángulo Norte de Centroamérica en una de sus prioridades. “Ha sido una decisión tan acertada”, dijo Sánchez Cerén, tras la reunión con Biden.

Los funcionarios se encontraron ayer en el Palacio Nacional de la Cultura, sede del Gobierno guatemalteco, para revisar los avances del plan. De acuerdo con la oficina de prensa de la Casa Blanca, el proyecto tiene como objetivo “hacer frente a la pobreza y violencia endémicas” que “han detenido el progreso de la región” comparada con el “resto del hemisferio que prospera”.

Sánchez Cerén recordó que “el capital humano” es la prioridad del plan de la Alianza para la Prosperidad. “Creemos que son las personas, el objetivo último de este plan y El Salvador viene trabajando con pasos decisivos en esa línea”, añadió. Las reuniones continuarán hoy.