• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |

Más de 50 congresistas demócratas no asistirán hoy a la intervención del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en el Capitolio, en protesta porque fue invitado por el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, sin contar con la Casa Blanca.


"Es desafortunado que las acciones de Boehner en las vísperas de las elecciones en Israel han convertido el acto en algo más político y menos útil para encarar el tema crítico de la no proliferación nuclear y la seguridad de nuestro aliado más importante en Oriente Próximo", afirmó la senadora Elizabeth Warren, una de las estrellas en alza entre los demócratas.

El discurso de Netanyahu, el tercero que pronuncia como primer ministro israelí ante el pleno del Congreso, ha generado una gran polémica en EE.UU. ya que fue invitado directamente por Boehner sin tener en cuenta a la Casa Blanca, algo que ha provocado notables fricciones con la Administración del presidente Barack Obama.

De hecho, la principal asesora de seguridad presidencia, Susan Rice, calificó de "destructiva" para la relación bilateral la visita del primer ministro israelí.

Netanyahu aseguró este lunes en Washington que el discurso ante el Congreso estadounidense, que se centrará en las negaciones sobre el programa nuclear de Irán, no tiene la intención de "faltar el respeto" al presidente Barack Obama.

El primer ministro israelí realizó estas declaraciones al participar en Washington en la segunda jornada de la conferencia anual del Comité de Relaciones Públicas Americano-Israelí (AIPAC), principal "lobby" pro-israelí de EEUU.