• Buenos Aires, Argentina |
  • |
  • |
  • AFP


El atentado contra la embajada de Israel en Argentina con 29 muertos en 1992 fue atribuido al movimiento chiita libanés Hezbolá y es "cosa juzgada" desde 1999, afirmó el martes la Corte Suprema, al responder a un reclamo de justicia expresado por la presidenta Cristina Kirchner.

En medio de la confrontación del gobierno con sectores judiciales a los que acusa de estar "partidizados" y ser enemigos de Kirchner, el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, dijo que el fallo estableció "la materialidad del hecho y quiénes eran los culpables".

"La sentencia está publicada desde 1999. Encontró culpable a un grupo de Hezbolá. No lo podemos modificar. Es cosa juzgada", dijo Lorenzetti en un discurso ante autoridades del Poder Judicial.

Kirchner había hecho el domingo una dura demanda de esclarecimiento y justicia por el ataque al hablar sobre el estado de la República ante el Congreso.

Según la ley argentina, sólo la Corte puede juzgar un caso que involucre a otro Estado. Un artefacto explosivo destruyó la sede diplomática en el centro de Buenos Aires.

Kirchner preguntó a voz en cuello: "¿Alguien le puede informar a esta Presidenta cuál es el resultado de esta investigación que llevó adelante la Corte del atentado de la embajada de Israel? ¿Quiénes son los condenados? ¿Cuáles son los procesados? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Y me puede informar por qué el Estado de Israel no reclama por la embajada y sí por (el atentado a) la AMIA?".

Lorenzetti, a quien se vio incómodo en el recinto legislativo en el momento de la frase presidencial, deslindó responsabilidades el martes al decir que "hubo una sentencia muy anterior a la conformación de la Corte actual", que fue nombrada en 2003.

En coincidencia con Lorenzetti, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, al hablar este martes ante el Congreso de Estados Unidos, dijo que "Irán voló un centro comunitario judío y nuestra embajada", señaló.

Hezbolá está apadrinado por Irán, pero la justicia argentina sospecha que el ataque a la AMIA, con saldo de 85 muertos y 300 heridos en 1994 fue perpetrado directamente por Teherán, causa que permanece estancada e impune.

Kirchner firmó en 2013 un acuerdo con Irán para formar una comisión internacional de juristas e interrogar a los imputados, entre ellos el expresidente iraní Ali Rafsanjani.

La colectividad judía de Argentina e Israel se opusieron al acuerdo, que además fue declarado inconstitucional en Argentina. El memorándum nunca entró en vigencia.