• Buenos Aires, Argentinas |
  • |
  • |
  • AFP

Un empleado aeroportuario fue detenido el martes y una joven modelo citada a declarar en la causa por la enigmática muerte del fiscal que acusó a la presidenta argentina Cristina Kirchner de encubrir a Irán por un atentado en 1994, informó el portal oficial Infojus.

La detención de un empleado del aeropuerto internacional de Ezeiza (periferia sur) se realizó en el marco de la investigación de unas imágenes de una cámara de seguridad en las que se observa cómo un hombre recibe al fiscal Alberto Nisman cuando regresa a Buenos Aires en enero, indicó el sitio web del ministerio de Justicia.

Otra pista será seguida con la declaración, en calidad de testigo, que brinde en breve la modelo Florencia Cocucci, de 25 años, si es verdad que mantenía algún tipo de relación sentimental con el fiscal, que estaba divorciado de su esposa, la jueza Sandra Arroyo Salgado.

Nisman apareció muerto el 18 de enero en el baño de su apartamento, con un disparo en la cabeza de una pistola calibre 22 que le había pedido prestada a un colaborador.

Cuatro días antes había acusado a Kirchner de proteger a exgobernantes iraníes por el ataque a la mutual judeo-argentina AMIA en 1994 con saldo de 85 muertos y 300 heridos. La fiscalía rechazó la semana pasada esta acusación por "inexistencia de delito" y carecer de sustento jurídico, debido a que Kirchner no pidió a Interpol levantar los pedidos de captura de los sospechosos y tampoco se formó una comisión internacional de juristas que iba a investigar el atentado.

Israel y la colectividad judía rechazaron el acuerdo con Irán por considerar que dicha comisión de juristas obstaculizaría la investigación en lugar de propiciarla. Nisman también se opuso.

El empleado detenido "tenía la clave de acceso a la computadora desde donde se filmó a Nisman", dijo Infojus al explicar el motivo del procedimiento.

La justicia sospecha que Nisman pudo haber sido blanco de un seguimiento por espías desplazados de la Secretaría de Inteligencia (SI), a los cuales el gobierno acusa de haber inducido al fiscal a denunciar a la Presidenta.

El hombre que saluda efusivamente a Nisman en el aeropuerto podría ser uno de esos espías, según los investigadores.

El Gobierno sostiene que la desestimada acusación contra Kirchner fue una represalia de grupos de la inteligencia echados de sus puestos en diciembre.

Tras la conmoción por la muerte de Nisman, Kirchner logró apoyo del Congreso para disolver la SI y crear una nueva Agencia de Inteligencia.